Actualidad »

Una pequeña alegría: El Euribor marca mínimos históricos

German Triviño

Modificando un poco el refrán: Cuando mil puertas se cierran, se abre una ventana. Así podríamos calificar el mínimo histórico que marca el Euribor a día de hoy y que supone un pequeño balón de oxígeno para las hipotecadas familias españolas en medio de tanto recorte y subidas –IVA, luz, gasolina, gas, bueno mejor parar de enumerar…–

Al finalizar la sesión de hoy el Euribor marcaba 0,976% y continúa su caída desde el año 2011. Si hablamos del valor medio de Julio, este se sitúa a 1,072%, lo que significa un descenso del 1,1% en el periodo Julio 2011 – Julio 2012. Si lo traducimos a euros, para una hipoteca media de 120.000 euros a 20 años, que le toque revisión anual en julio, la hipoteca se verá afectada en una bajada de la cuota mensual en unos 63,59 euros, o lo que es lo mismo, 763,08 euros anuales. Os dejo la siguiente gráfica de Hipotecasyeuribor para que podáis ver la tendencia.

La explicación a este descenso se puede achacar a la del BCE de reducir los tipos de interés al 0,75%, su mínimo desde la creación de la moneda única europea, y las expectativas creadas parecen indicar que la tendencia continuará, ya que desde dicho organismo con sede en Alemania, preparan una serie de acciones para intentar calmar a los mercados.

No es oro todo lo que reluce

Según informes del Banco de España, el 29% de los hipotecados firmaron un contrato con las cláusulas de suelo que les están impidiendo disfrutar de los mínimos históricos del citado Euribor.

Sin embargo, para los que están embarcados en la odisea de que se le conceda un préstamo hipotecario actualmente, las cosas no pintan tan bien. Además de remar contra la falta de crédito por parte de las entidades financieras, se encuentran con el obstáculo de los diferenciales que se aplican hoy en día. Atrás quedaron los días de Euribor + 0,5 y es raro encontrar ahora mismo diferenciales por debajo del 2%. Con una visión a largo plazo y ante una posible recuperación del Euribor, da bastante que pensar el aceptar semejantes diferenciales.