Actualidad, Opinión »

Lo que se esconde tras un anuncio de elecciones

Pablo Fariña

En alguna ocasión anterior me habrán leído acerca del cómo, día a día, nos parecemos más a los sistemas de gobierno feudales, si es que en algún momento nos habíamos diferenciado de ellos. También de forma recurrente, sobre las insalvables distancias sociales en las ciudades más cosmopolitas del mundo y su paralelismo proyectado a nuestra actual Sociedad en términos globales. Cada día que pasa reafirmo más mis creencias, seguimos inmersos en un sistema feudal, donde unos cuantos, cada vez menos, aportamos a dicha Sociedad, para que unos pocos, cada vez más se lo lleven bien calentito sin dar un palo al agua. No es un tópico ni un dicho o rumor popular, es una realidad, y es que siempre han existido clases, al igual que en el gremio de los delincuentes y los ladrones de guante blanco.

Hace unas horas hemos podido ver la comparecencia del actual Lehendakari vasco anunciando la fecha de los próximos comicios, para el 21 de Octubre, al igual que su homónimo gallego. Las razones esgrimidas son el agotamiento de la legislatura y la ruptura de acuerdos con la oposición, que han convertido a la Comunidad Autónoma en ingobernable. Tan ingobernable no debe ser, cuando semanas antes han gozado de poder suficiente, y muy poca ética, para blindar de por vida sus ingresos y los de sus descendientes.

La realidad sobre el motivo del cambio de fechas es bien distinta, y con certeza es solo un paso más en la hoja de ruta negociada con la izquierda abertzale en el pasado reciente, un trueque al más puro estilo feudalista. Atendiendo a criterios de Justicia y Democracia, la legalización de los partidos independentistas y abertzales era el primer paso para la consecución de la tan deseada paz. Otra tarea a cumplir a cambio del cese de la violencia, es la de acercar o amnistiar a los presos políticos de la banda terrorista, y el siguiente, y no menos importante, la cesión de la soberanía sobre el País Vasco. No hace falta ser un experto en videncia ni en numerología, ni en ninguna ciencia esotérica, para concluir que durante una larga temporada, quizás ocho o doce años, se ha acabado para los partidos nacionales el poder en las tierras vascas. Con la inclusión de los partidos de izquierda abertzale, y la inestimable ayuda del Partido Nacionalista Vasco, se ha firmado y enterrado el fin de cualquier posible gobierno plenamente democrático y con intereses nacionales, que no nacionalistas. Pero este análisis bien podría ser susceptible de otro artículo de opinión, que no es este.

En este marco nos encontramos, unas elecciones a la carta, una batalla democrática perdida, y un adiós definitivo al apoltronamiento al que estaban tan acostumbrados. Por otro lado, estamos en una situación económica, que al margen de otras consideraciones, no puede sostener una Educación decente, Sanidad pública y accesible, salarios o viviendas dignas. Cuestiones, baladís para algunos, que soporta y sufren los vasallos del sistema feudal. Hablemos un poco sobre los salarios y la reforma laboral que nos va a llevar al pleno empleo. Errónea e injusta. Los que tenemos la fortuna de trabajar, y servir a este país, estamos desprovistos de toda garantía salarial, los mismos están regulados según mercado, como si fuese un kilo de pescado en un restaurante, y bajo el yugo feudal y capitalista. Ahora recuerdo cuando un personaje de la oposición madrileña dijo que no sabía lo que era trabajar, porque gobernar, no debe serlo. En aquel momento fue objeto de duras críticas, ¡pero cuánta razón tenía! Está claro que este grupo de señoritos están al margen de toda reforma laboral, presiones fiscales y recortes por causa de la crisis. La culpa, toda nuestra, somos los culpables de permitir su aburrido acomodamiento, y de conseguir que ocho mil euros no les lleguen para los gastos corrientes, será que les pagamos poco y mal, o será que necesitan unas nociones de economía familiar, en la que el resto de españolitos obtenemos matrícula de honor.

¿Y por qué digo todo esto? Echemos un ojo al BOE, como quien lee el Hola. El pasado 16 de Junio, se publica una modificación, por Real Decreto, que regulará la remuneración salarial y vitalicia de todos ellos, en este caso de los gobernantes vascos, pero a nada que investiguemos, encontraremos lo mismo para los gallegos, catalanes o murcianos, seguro. Cito textualmente de la Ley 10/2012: Artículo único.

El artículo 38 queda redactado con el siguiente texto: 1. Tendrán derecho a una pensión vitalicia las personas siguientes: a) El lehendakari y los Consejeros que formaron parte del Gobierno Vasco desde octubre de 1936 hasta el 15 de diciembre de 1979. b) Los lehendakaris y los Consejeros del extinguido Consejo General Vasco. c) Los lehendakaris de los gobiernos de la Comunidad Autónoma del País Vasco. d) Las viudas o viudos, huérfanas y huérfanos y padres y madres de las personas citadas en los apartados anteriores. 2. Tendrán derecho a percibir pensión vitalicia las personas comprendidas en los apartados a) y b) del número anterior siempre que hubieran llegado a la edad legalmente prevista para ingresar en la situación de jubilación, y las comprendidas en el apartado c) requerirán, además, haber prestado al menos dos años de servicio a la Comunidad Autónoma. 3. Asimismo, tendrán derecho a percibir una pensión vitalicia las personas citadas en los apartados a), b) y c) del número 1 anterior, cualquiera que sea el tiempo de servicios prestados y aun cuando no hubieran alcanzado la edad de Jubilación legalmente establecida, siempre que queden imposibilitadas física o mentalmente, sea por accidente o por riesgo específico del cargo. 4. Las cuantías de las pensiones serán las siguientes: a) En el caso previsto en el número 2 anterior, la pensión será igual al cincuenta por ciento del sueldo anual por todos los conceptos que correspondan al cargo del beneficiario que generó el derecho. b) En el caso previsto en el número 3 anterior, la pensión será del cien por cien del sueldo anual con que están retribuidos los mismos cargos citados en el cve: BOE-A-2012-8028BOLETÍN OFICIAL DEL ESTADO Núm. 144 Sábado 16 de junio de 2012 Sec. I. Pág. 43441 momento de producirse la causa de imposibilidad. La misma cuantía del cien por cien tendrá la pensión de viudedad en este caso.

En resumen, que toda esta maniobra orquestada del anuncio electoral estaba precedida de un blindaje en toda regla, y por eso de la demora en el anuncio de algo que todos, absolutamente todos, conocíamos ya. Es un clarísimo ejemplo de los ajustes que se están llevando a cabo, de los recortes y de la equidad de nuestro país. Y tras este anuncio, que fue objeto de durísimas y largas jornadas de negociación, se han ido de vacaciones, con el sentimiento del deber cumplido y los deberes hechos y corregidos. Exactamente igual que el resto de los ciudadanos que gozamos de salarios vitalicios y subidas del ciento cincuenta por ciento.

Es totalmente legal, nada que decir, pero mucho que hacer, porque lo que no se ve por ninguna parte, desde ningún prisma es justicia, ética y moral, al igual que los nobles del feudalismo. Ya que están de moda las modificaciones en la Constitución, modifiquemos su primer Título, Capítulo Segundo, artículo 14, “Todos los españoles no son iguales ante la Ley”, y con eso zanjamos cualquier discusión.