Empresas, Internacional, Mercados »

La revalorización de Linkedin, claves del éxito

Luis Yañez

LinkedIn nació como una idea en el salón de Reid Hoffman, uno de sus fundadores, en el año 2002. El sitio, lanzado oficialmente el 5 de mayo de 2003, tiene su sede central en Mountain View, California. A día de hoy, cuenta con cinco oficinas en Estados Unidos: Chicago, Los Ángeles, Nueva York, Omaha y San Francisco. Pasado el primer mes de funcionamiento, contaba con un total de 4.500 miembros en la red, según datos del primer semestre de 2012, la velocidad a la que los profesionales se unen a la red ronda los dos miembros por segundo. Su presencia a nivel internacional incluye sedes en Amsterdam, Bangalore, Delhi, Dublín, Hong Kong, Londres, Madrid, Melbourne, Milán, Mumbai, Munich, París, Perth, São Paulo, Singapur, Estocolmo, Sydney, Tokio y Toronto. Se trata de un crecimiento impresionante en poco menos de diez años.

Cuenta con 175 millones de perfiles según el último informe presentado, lo que supone un crecimiento de 25 millones de miembros en los últimos cinco meses. LinkedIn, que se ideó como una red social destinada a que los distintos profesionales pudieran estar en contacto, así como para apoyarles en la búsqueda de empleo, ha apostado por productos diseñados para empresas, facilitando herramientas para la contratación de personal y cuentas Premium, además de la publicidad que las las mismas insertan en su página. La clave del éxito se encuentra en su diversificación, obteniendo ingresos a través de las soluciones de contratación, soluciones de marketing y suscripciones premium.Datos. Por tanto, representa a un grupo demográfico muy valioso para los vendedores, contando entre los suyos con un volúmen importante de miembros ricos y influyentes: sus soluciones de contratación corporativas son utilizadas por 85 de las compañías Fortune 100.

Su equipo directivo lo componen ejecutivos de empresas como Yahoo!, Google, Microsoft, TiVo, PayPal y Electronic Arts y, a la cabeza, encontramos a Jeff Weiner. En estos momentos, su plantilla roza los 3.000 empleados y está disponible en dieciocho idiomas: Inglés, checo, holandés, francés, alemán, indonesio, italiano, japonés, coreano, malayo, noruego, polaco, portugués, rumano, ruso, español, sueco y turco.

Sus títulos suben como la espuma, un 72% en lo que llevamos recorrido de 2012 y un 16% desde su salida a bolsa en mayo de 2011, alcanzando los 11.210 millones de dólares de capitalización bursátil. En su introducción en el mercado llegó a alcanzar un 146% de revalorización, viéndose finalmente tocada por los movimientos de otras compañías tecnológicas como Zynga o Groupon. En cuestión bursátil, es un poco invitable tender a la comparativa de la evolución de LinkedIn y Facebook. Sin embargo, pese a pertenecer al mismo sector ya que en cierto modo Facebook se está transformando en un mostrador para empresas, no son competencia ni por usuarios ni por su perfil. La competencia real la encontramos en la rápida evolución de otras redes sociales dedicadas a profesionales, como pueden ser Xing o Viadeo. Por su parte, Microsoft ha informado de que el lavado de cara de su correo electrónico incorporará la integración de Linkedin, sin embargo, no sería descabellado que tanto Microsoft como Google acaben apostando por esta rama del negocio.

Para poder hacernos una idea de lo que sería la inversión en esta compañía hemos realizado una simulación de 1.000 $ (por el precio del título en ese momento, habríamos invertido 942,50 dólares, puesto que no son divisibles) en el momento de inicio de sus andanzas en el parqué el día de hoy. El rendimiento obtenido en este periodo no es nada despreciable, 142,60 $.

El jueves pasado se han hecho públicos sus resultados del segundo semestre de 2012, donde declaran unos ingresos de 228,2 millones de dólares, lo que supone un crecimiento del 89% en los seis primeros meses del año. Han conseguido superar cualquier previsión que hubiese al respecto de tal modo que, para el cierre del ejercicio completo, calculan que ingresarán sobre 920 millones de dólares, una vez corregidas las previsiones iniciales. Si desglosamos los ingresos por líneas de negocio, se observa lo siguiente: