Actualidad, Fiscalidad »

La subida del IVA en la sanidad y salud

German Triviño

Ya hemos tenido la ocasión de repasar en días anteriores como afectará la subida del IVA a los precios del carburante y a la vuelta al cole, veremos a continuación como afecta esta subida a los productos sanitarios y relacionados con la salud. La gran familia de artículos sanitarios llega a tener hasta 3 tipos diferentes de IVA. De los antiguos 4%, 8% y 18%, se pasará al 10% y al 21%, manteniendo el 4% de tipo superreducido.

La subida del IVA no afecta a los medicamentos para uso humano, formas galénicas y algunas sustancias medicinales, así como prótesis, órtesis e implantes internos para personas con minusvalías, que se encuentra dentro del tipo superreducido del 4%.

Sin embargo, subirán del 8% al 10% los elevadores para minusválidos y los test para el diagnóstico de enfermedades, las gafas y lentillas – están de suerte los diabéticos miopes, pues en principio iban a subir hasta el 21% –

Los tratamientos odontológicos son los que mayor aumento perciben, pues su tipo pasa del 8% al 21%. En este último también se encuentran servicios de asistencia sanitaria, curas termales, incluidos los spas, los servicios como la cirugía estética, tratamientos para adelgazar o masajes de fisioterapeutas y por último, los servicios de veterinarios – excluyendo a los profesionales agrícolas de este sector –. Tanto los servicios y productos de estética – como peluquería y centros de depilación-, como los servicios de nutrición y dietética tributarán en régimen general, siempre y cuando sean realizados al margen del servicio médico de diagnóstico, prevención o tratamiento de enfermedades.

La sanidad privada ya ha advertido de que esta subida del IVA es “un desastre” ya que deben soportarlo como un gasto más al no poder repercutirlo y anuncian una reducción de las plantillas y el cierre de algunos centros hospitalarios.

No podemos obviar que la atención sanitaria es uno de los derechos BÁSICOS y por ello, como se ha reclamado desde algunos ámbitos, debería disfrutar en su totalidad del IVA superreducido, e incluso, de la total exención.