Actualidad »

EEUU demanda a Bank of America, por un importe superior a los 1.000 millones de dólares

David Pazos Carballal

El segundo banco, por volumen de activos de Estados Unidos, se las tiene que ver con la justicia, el motivo de ello es la demanda que le ha impuesto la Fiscalía federal de Nueva York mediante la cual reclama 1.000 millones de dólares por haber vendido activos tóxicos a las entidades hipotecarias amparadas por el estado Fannie Mae y Freddie Mac.

El fraude se gestó mediante la concesión de las famosas hipotecas subprime. Esta clase de hipotecas eran aquellas que se concedían con los criterios de riesgo más laxos, la probabilidad de impago en las mismas era muy elevada. La ley hipotecaria en EEUU, tan solo marca como garantía el bien hipotecado, no como en España en la que debemos afrontar la deuda hipotecaria con nuestra garantía personal, es decir, nuestros bienes presentes y futuros. Por lo tanto en EEUU cuando las casas empezaron a valer menos, y los hipotecados dejaron de pagar…estalló el principio de la crisis en la que nos está tocando vivir.

Bank of America, se dedicó a conceder de forma masiva esta clase de financiación, a través de una filial adquirida llamada Cowntrywide, a clientes en los que se dudaba considerablemente de su capacidad de repago de la deuda.

Posteriormente de conceder estos préstamos, los decidieron convertir en valores negociables, los cuales mezclaron a su antojo y camuflaron bajo un papel de regalo brillante para que se los quedaran otros bancos. Uno de los que picaron en las adquisiciones fueron Fannie Mae y Freddie Mac los cuales adquirieron miles de créditos tóxicos que acabaron en impago. Estas dos entidades, no son hipotecarias, sino que garantizan hipotecas concedidas por otros bancos, posteriormente emiten deuda por la misma cuantía de las hipotecas que han asumido y las venden en el mercado de crédito. Fueron creadas por el gobierno de EEUU en 1933 (Fannie Mae) y 1968 (Freddie Mac) para mejorar la liquidez del mercado hipotecario, y así facilitar el acceso a una vivienda.

Tras adquirir la garantía de estas hipotecas subprime, ambas entidades se vieron inmersas en pérdidas superiores a los 1.000 millones de dólares, que han sido soportadas por el contribuyente; esta cifra es la que el estado reclama judicialmente a Bank of America, pues Bank of America ocultó información de la calidad de esos préstamos.

¿Se atrevería el estado español a demandar a algún banco?

Os animo a comentar y dar vuestra opinión acerca de la protección que se le concede a la banca en este país.