Actualidad, Fiscalidad, Inversiones »

El Rincón del Inversor: alternativas a los Planes de Pensiones, los PIAS

David Pazos Carballal

Llevamos años de tiempos difíciles y todavía no sabemos lo que nos deparará el futuro, quizá en estos momentos los jóvenes y no tan jóvenes estamos enraizando la cultura ahorradora de la época de postguerra pensando en nuestro futuro. Un futuro marcado por la incertidumbre del sistema de previsión público, pues tal y como está diseñado se torna insostenible, pero siendo cautos y olvidándonos de un posible apocalipsis, como ya se comentó en anteriores artículos, es muy importante cubrir esa diferencia entre nuestro último sueldo y nuestra primera paga de jubilación pública, pues la diferencia puede ser grande.

Ante la insostenibilidad de las pensiones, y tras prometer que las incrementaría según el IPC de noviembre, el gobierno se ha planteado reformas, con la intención de desligar el IPC general al incremento de las mismas; de este modo está sobre la mesa el ligar el incremento de las pensiones a un IPC con impuestos constantes, descontando además los precios energéticos, es decir, se descontarán de la cesta de la compra la subida de los precios por efecto de los cambios de IVA, y por la subida del precio del combustible. Se busca desligar del incremento de la pensión aquellos elementos que más nos hacen perder nuestro poder adquisitivo. Se pasaría a considerar de referencia la tasa de IPC-IC sin precios energéticos la cual en septiembre se situó en 0,2%; mientras que la inflación el IPC general en noviembre se estima que roce el 3,5%.

A modo de ejemplo veamos la diferencia en una pensión de jubilación media de 950€ al mes:

Como podéis observar la diferencia es notable.

Una herramienta que nos permitirá mantener nuestro poder adquisitivo son los Planes Individuales de Ahorro Sistemático, también conocido como PIAS, estos son seguros de ahorro a largo plazo. El objetivo del mismo es el de complementar la jubilación por ello si se opta por cobrar el importe ahorrado en forma de renta vitalicia y el producto tiene más de 10 años de antigüedad el PIAS goza de ventajas fiscales.

Al contrario que los Planes de Pensiones, los cuales tienen el incentivo fiscal en el momento de la aportación; los PIAS lo tienen en el momento de la salida, pues si se dan las condiciones citadas anteriormente la parte de rentabilidad que obtenemos, es decir, el importe total al final de la vida del producto menos las aportaciones que hemos hecho, estará exenta de tributación.

Cabe comentar otro aspecto diferenciador sobre los Planes de Pensiones, pues los PIAS gozan de liquidez, por lo que los podremos rescatar en cualquier momento, eso sí, tributando la rentabilidad obtenida considerada rendimiento del capital mobiliario al tipo del ahorro en IRPF que corresponda. Esto lo hace muy ventajoso pues no nos vemos obligados a comprometer una gran masa de dinero hasta que llegue la jubilación, sino que en caso de necesidad podemos disponer de él libremente.

Este producto al gozar de una fiscalidad ventajosa tiene unos límites a la aportación que serán de 8.000 € anuales, y de un total de 240.000 € en la vida del producto.

Por último es importante conocer que se puede traspasar el capital acumulado de un PIAS de una entidad financiera o aseguradora, a otra que por ejemplo nos aporte una mejor rentabilidad etc. Aunque este tipo de traspasos no están regulados como en el caso de los Planes de Pensiones y puede que la entidad financiera o la aseguradora se resista.