Fiscalidad, Inversiones, Mercados »

El Rincón del Inversor: Seguros de Ahorro “Unit Linked”

David Pazos Carballal

Llegados a España en la década de los 90 de la mano de entidades financieras extranjeras fueron un producto con grandes ventajas y cierto auge en su momento, pese a estar algo olvidado, actualmente sigue presente en el catálogo de las entidades financieras y aseguradoras, se trata de los seguros de ahorro conocidos como Seguros Unit Linked.

Los seguros Unit Linked se tratan de seguros de vida en el que el tomador del seguro toma el riesgo de la inversión, a diferencia de los seguros de vida normales en los que pagamos las primas y la aseguradora utiliza ese dinero para invertirlo en a su antojo (dentro del marco normativo permitido) y sacarle una rentabilidad, los seguros de ahorro Unit Linked permiten al tomador escoger el tipo de inversión que quiere bajo su póliza de seguro, por lo tanto la prima se invierte en participaciones de fondos de inversión y otra tipología de activos a elección del tomador (inversor).

Tuvieron su punto álgido en la década de los 90, en la que tenían una fiscalidad muy ventajosa de la que no gozaban otros productos de ahorro. Al tratarse de un seguro sus rendimientos tributaban en el momento que se solicitaba el rescate del seguro, por lo tanto podíamos (al igual que en los fondos de inversión), escoger el momento en el que queríamos tributar, diferir la tributación del mismo o repartirla en dos ejercicios fiscales. Otra gran ventaja que tenían era que bajo la misma póliza el tomador podía variar el tipo de inversión sin tener que pasar por la caja de hacienda, este aspecto fue lo que hizo que fuera un producto habitual hasta 2003, año en el que los fondos de inversión adquirieron la misma condición y se permitía el traspaso de un fondo sin necesidad de tributar.

Tras la equiparación fiscal de los fondos de inversión en 2003 eliminando el peaje fiscal, cayeron ligeramente en el olvido, pero en el verano de 2011 volvieron a saltar a la palestra, con la aplicación del nuevo decreto que penalizaba con mayor aportación al Fondo de Garantía de depósitos a aquellos depósitos que se comercializaban por encima del Euribor más un diferencial, dependiendo del plazo; en este momento de estrangulamiento de la liquidez las entidades financieras recurrieron a un viejo conocido y sacaron al mercado seguros de ahorro Unit Linked como sustitutivos de los depósitos.

Estos seguros de ahorro que buscaban sustituir los depósitos funcionaban de la siguiente manera: la aseguradora asociada a la entidad financiera nos cobra una prima, la cual invierte en depósitos de la entidad financiera. Aparentemente parece que es igual que un depósito pues el producto de ahorro final es el mismo; la diferencia se da en que ese seguro de ahorro no está garantizado por el Fondo de Garantía de Depósitos, pues las entidades financieras no tienen que aportar fondos al FGD al tratarse de un depósito realizado por una aseguradora. Este fue el modo en el que las entidades financieras buscaron el modo de saltarse el marco normativo ofreciendo altas rentabilidades, pero desprotegiendo al ahorrador de la garantía del FGD.

Lo importante en estos casos es tener claro de qué producto se trata, pues en ocasiones los comerciales de banca omiten información llevándonos a pensar que contratamos un depósito, cuando en realidad se trata de un seguro de ahorro, un pagaré, y en casos ya más sangrantes las famosas participaciones preferentes.