Actualidad »

Cómo aprovechar una huelga de recogida de basuras: #tubasuraalbanco

Lucía Estrada Csaky

Según parece la huelga de recogida de basuras en Madrid está teniendo un seguimiento del 100%, de tal modo que únicamente están operando los servicios mínimos. Éstos llevan a cabo la recogida por distritos, puesto que toda la ciudad sería imposible con el nivel de trabajadores en activo.

Además se trata de un paro tranquilo, con normalidad y sin más incidencias que la acumulación de basura en las calles. El ayuntamiento de Madrid, como suele ser habitual, ha solicitado la colaboración ciudadana para evitar una excesiva acumulación de residuos en la vía pública. Pues bien, como la mente del ser humano es inescrutable, ya ha habido a quien se le ha ocurrido qué hacer con toda esta basura. Y la iniciativa no se ha hecho esperar: el propósito es que las entidades financieras madrileñas diesen la bienvenida al día de hoy con un buen montón de basura en la puerta.

#Tubasuraalbanco lleva desde ayer, domingo 18 de noviembre, siendo tendencia en Twitter, muestra del apoyo que está teniendo esta idea-protesta en la red social: aprovechar la huelga de trabajadores del servicio de limpieza para llamar la atención con una protesta que, en mi opinión no va a ningún sitio. Desconozco el nivel de seguimiento que en la realidad está teniendo la iniciativa, puesto que al fin y al cabo somos más de hablar que de actuar, pero sí se han visto un puñado de fotografías de bolsas de basura en las puertas de algunas entidades -la más atacada Caja Madrid, como era de suponer-. Y digo que no va a ningún sitio porque lo único que se consigue es incrementar la presión del personal bancario, personal que, en la mayor parte de los casos, no tiene la culpa de nada de lo que está sucediendo. ¿Qué se consigue? Que llegue el director a la oficina, o el empleado de caja, y tenga que separar la bolsa de basura de la puerta, nada más. ¡Es verdad! Con eso, automáticamente todos los ciudadanos españoles van a poder hacer frente a todos sus préstamos. ¡Venga ya! No puedo apoyar una iniciativa de este tipo, con la que se empaña y se transforma una protesta legítima -la del personal de recogida de basura- con el vandalismo en estado puro.