Nobel 1978: Herbert Simon y la importancia de la información en la toma de decisiones

Nobel 1978: Herbert Simon y la importancia de la información en la toma de decisiones

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Aunque la laurea de 1978 es consecuencia de sus teorías en materia de procesos de decisión en el ámbito de la dirección empresarial, debemos a Simon mucho más. Pionero en cuestión de simulación empresarial, mantenía que la mejor manera de llevar a cabo experimentos económicos era a través de la resolución de problemas humanos a través de computadoras. Ahora es algo que vemos como lo más normal del mundo, pero alguien tuvo que ser el primero.

Herbert Alexander Simon es el precursor de la inteligencia artificial

(Milwaukee, 1916 – Pittsburg, 2001) Herbert A. Simon fue un científico estadounidense laureado con Premio en Ciencias Económicas en 1978 por su aportación al desarrollo de los procesos de elección y sobre la teoría de la decisión. Hijo de padre emigrante y madre estadounidense con raíces europeas, desarrolló su intelecto en un entorno donde la lectura y la música eran uno de los pilares familiares, siendo su pasión las ciencias sociales desde bien joven.

Retrato de Herbert Simon

Estudió ciencias políticas en la Universidad de Chicago donde consiguió una completa base tanto en economía como en matemáticas, lógica y estadística. Su intención era convertir las ciencias sociales en ciencias puras, conviertiéndose en lo que el mismo llamaba un sociólogo matemático. Gracias a uno de sus trabajos dedicado a teoría de la decisión en las organizaciónes fue admitido como asistente de Clarence Ridley en la administración local de Milwaukee; a continuación se convirtió en director en la Universidad de California de un grupo de investigación. Fuertemente influenciado por Henry Schultz, continuó su carrera profesional en la Universidad de Chicago, donde alcanzó el doctorado y pasó a dirigir el Departamento de Ciencias de la entidad docente.

Forma parte de la administración del Plan Marshall y al año siguiente, recibe el encargo de crear la Escuela de Administración Industrial para posgraduados, con tal motivo se traslada a Pittsburg. Dicha escuela tenía una clara finalidad: basar la educación empresarial en la economía y las ciencias del comportamiento. Al mismo tiempo, continua con el desarrollo de sus teorías sobre la toma de decisiones, que compartía con Allen Newell, con quien coincidió en la Rand Corporation. Desarrollaron la idea de que la manera más apropiada de estudiar el proceso de resolución de problemas era simularlos con la ayuda de ordenadores, con lo que fue trasladando sus estudios hacia la simulación del conocimiento humano mediante máquinas, un campo de estudio en el que continuó toda su carrera.

Años más tarde, junto a su colega Newell y a Alan Perlis, funda el Departamento de Ciencias de la Computación en el Carnegie Institute of Technology, donde ejerce un indiscutible liderazgo en el campo de la llamada inteligencia artificial.

Su principal obra, publicada en el 47, Conducta administrativa, es un escrito cuyas teorías son la base sobre la que se concedió el Nobel en el 78. Su formulación se basaba en que a medida que crece un negocio los procesos efectivos para la toma de decisiones se van haciendo más complejos dadas las dificultades de los directivos para acceder a la información necesaria. Además, las decisiones que se adopten tendrán impolicaciones ren la relaciones sociales con empleados y socios. Por todo ello, se aleja del objetivo clásico de maximización del beneficio y en su lugar se conforman con calcular el nivel de beneficios razonable al que puede adaptar sus decisiones.

Archivado en Nobel, Procesos de decisión
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (17)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs