Inversiones »

El Rincón del Inversor: Malas noticias para el ahorrador, veto a los superdepósitos

David Pazos Carballal

En los últimos años hemos contemplado una auténtica sangría por la captación de ahorros por parte de las entidades financieras, regalos, exención de comisiones, y como no, altísimos tipos de interés. La gran bajada de tipos de interés que se ha dado desde el comienzo de la crisis está haciendo estragos en las cuentas de resultados de los bancos. Con el mercado interbancario cerrado (aquel donde unos bancos se prestan a otros) por la desconfianza que suscita la banca española, no sin razón, por lo que al final se está comprobando; las entidades financieras se han visto obligadas a pagar un alto precio por captar recursos para mantener liquidez, pagando tipos muy por encima del precio que se pagaba por una hipoteca, por lo que la teoría del negocio bancario tradicional estaba dejando de tener sentido.

El gobierno intentó reducir esta guerra con una regulación en el verano de 2011 que penalizaba los tipos por encima de un precio marcado, con aportaciones adicionales al fondo de garantía de depósitos, esto al principio incitó a la banca a reducir los tipos y a sacar productos sustitutivos, aunque no iguales, como los pagarés o los seguros Unit Linked, pero finalmente el ahorrador tradicional español prefería los depósitos, por lo que volvieron a tener que subir los tipos de remuneración y soportar la penalización. A finales del verano de 2012 terminó esta regulación, lo que ya permitía a la banca tener manga ancha para remunerar sus depósitos, esto volvió a activar mayor virulencia en la guerra por la captación de depósitos, pagando tipos de hasta el 4,75%.

Ante esto el Banco de España, ha realizado de momento una simple recomendación a la banca, por la cual estos deberían ofrecer una rentabilidad máxima del 1,75% en los depósitos de hasta 12 meses, un 2,25% para aquellos con plazos entre los 12 y 24 meses, y un 2,75% para aquellos plazos superiores a los dos años. Lo que de momento tan solo ha sido una recomendación todo apunta a que se convertirá en una regulación, y aunque no se realizará de forma explícita sí se buscará la forma de penalizar a aquellas entidades que sobrepasen estos tipos de interés.

El Banco Popular ha sido de los primeros en actuar, la entidad presidida por el gallego Angel Ron ha reducido la remuneración de su Depósito Gasol, del 4% al 1,75% (el tipo recomendado por el Banco de España).

Pese a ello todavía quedan oportunidades de colocar los ahorros a un precio interesante, pero no os durmáis en los laureles pues probablemente sea por poco tiempo:

Pese a que siempre quedará alguien que pague un poco más, la tendencia está en que todos los bancos se situarán sobre el tipo de referencia marcado del 1,75%.

¿Qué producirá esto en la economía?

Por un lado puede producir el efecto positivo de un aumento del consumo, pues dado que el precio por el ahorro se sitúa a niveles muy bajos, muchas familias pueden verse inducidas aún mayor consumo; pese a ello dada la situación económica actual, aquellos con gran ahorro dudo mucho que se aventuren a oportunidades de inversión en el mundo empresarial.

Aunque existen alternativas de inversión que nos pueden ofrecer una rentabilidad aceptable, como la deuda pública, los pagarés o los fondos de renta fija, estás no cuentan con la seguridad, liquidad y rentabilidad garantizada que ofrecen los depósitos.

Esta medida por otro lado creo que puede generar un efecto negativo como es la puesta en marcha de la imaginación de los ingenieros financieros, aunque con los sucesos que están ocurriendo con las participaciones preferentes, el ahorrador está más atento que nunca. Pese a ello estoy seguro que surgirán nuevos productos que se intentarán camuflar como similares a depósitos, los cuales incorporarán derivados u otro tipo de instrumentos financieros complejos que el ahorrador de la calle no comprende.

Mi recomendación es aprovechar estos últimos días para colocar vuestros ahorros a un plazo medio en un depósito que os permita liquidez y que en un futuro estéis muy atentos a posibles nuevos productos fruto de la ingeniería financiera.