Actualidad »

Reforma hipotecaria 2013: dación en pago y nueva normativa

Fernando Sande Lago

Se van a producir nuevos cambios en materia hipotecaria. Se ha buscado un punto intermedio entre la grave situación de muchas familias que han perdido su casa, y la dación en pago absoluta, que podría generar – según expertos- inseguridad jurídica dentro del sector financiero.

Los jueces tendrán desde ahora en adelante la capacidad de condonar parte de la deuda que les reste a las familias que han sido sometidas al embargo de su vivienda. Ésto podrá darse en los casos en los que el banco pueda obtener una plusvalía en la venta de la vivienda embargada. Dichas disminuciones serán del 35 %, teniendo la obligación el deudor de pagar el 65% restante en cinco años desde la adjudicación de la casa una vez concluida la subasta de la casa, o también la reducción podrá ser del 20% si el 80% restante de la deuda se paga en diez años.

Por otro lado, en caso de que la entidad financiera; dentro de esos diez años, obtenga una plusvalía por la venta de la vivienda, el juez podrá decretar que el 50% de ese incremento del valor, sea para reducir la deuda pendiente. También habrá medidas para reducir el aval necesario para poder participar en los procesos de subasta, pasando de un 20% a un 5% del valor de tasación del inmueble. No se permitirá en las subastas que la tasación del inmueble sea inferior al 75% de su valor.

Por último, otros dos importantes cambios que se producen en esta nueva legislación es que hasta que no se hayan producido tres impagos, la entidad de crédito no podrá reclamar las cuotas al deudor. Actualmente las entidades financieras pueden actuar desde el primer impago. El otro aspecto importante es que se establece un límite de 30 años para las hipotecas que puedan ser objeto de titularización.

Esto es lo que prepara el ministro Luis de Guindos para reformar la Ley Hipotecaria, la de Enjuiciamiento Civil, la Ley de Regulación del Mercado Hipotecario, y el Código de Buenas Prácticas -que el Gobierno puso en marcha en marzo de 2012- para atender la situación tan grave a la que están sometidos los desahuciados.

No se sabe todavía si habrá más medidas que puedan proteger a la gran cantidad de familias que se han quedado sin casa, pero éste es un primer paquete de disposiciones que relajará en cierta forma el estado agonizante de la economía que muchos españoles padecen.