Actualidad, Fiscalidad, Internacional »

Un tercio de la riqueza mundial se encuentra en paraísos fiscales

Fernando Sande Lago

Intermón Oxfam ha publicado un informe donde manifiesta que actualmente 32 billones de dólares se encuentran en paraísos fiscales, aproximadamente, un tercio del PIB Mundial. Con esta cantidad ingente de dinero se estima que se podría recaudar fiscalmente unos 189.000 millones de dólares adicionales, aplicando un tipo impositivo medio, resultado de los aplicados en los países considerados como no paraísos.

Ésta publicación afirma que con ese dinero se podría paliar la pobreza estructural en todo el globo terráqueo, llegando a un acuerdo entre todos los países para poder realizar un “New Deal” a escala planetaria para solucionar y ayudar a los más desfavorecidos.

Por otro lado; según el informe de Intermón Oxfam, las 100 personas más ricas del mundo acumularon unas ganancias durante el año 2012 de 240.000 millones de dólares, pudiendo con esa cantidad de dinero, eliminar cuatro veces la pobreza mundial extrema de manera fulgurante.

José María Vera, Director General de Intermón Oxfam, ha pedido a los líderes mundiales medidas urgentes y contundentes para atajar la desigualdad, como por ejemplo implantar un impuesto de sociedades mínimo a nivel mundial, acabar con los paraísos fiscales, luchar contra los tipos impositivos regresivos que benefician a los más ricos y realizar una inversión en servicios públicos.

Es evidente que la desigualdad mundial se incrementa cada año, haciendo cada vez más lejos los objetivos que antaño se propusieron, para que nadie en el mundo por ejemplo, pudiese morir de hambre, o que se tuviese acceso a una sanidad básica.

Intermón Oxfam hizo también alusión al caso de español, afirmando que nuestro país lidera los índices de desigualdad de la Unión Europea. Cada vez la situación se agrava más y más, estimándose que para el año 2023 (sino se corrige esta tendencia) “el 20% de las personas más ricas podría ingresar 15 veces más que el 20% más pobre”

El mensaje de igualdad y solidaridad no está todavía en la mente de los ciudadanos de los países desarrollados. Los problemas mundiales se agravan y todavía se sigue mirando hacia otro lado. Las autoridades mundiales hacen caso omiso de las demandas que las organizaciones como Intermón Oxfam realizan cada año. La evasión fiscal y el fraude es un mal que nos afecta a todos. Los paraísos fiscales son cómplices directos de la situación de pobreza mundial, y gozan de permisividad universal debido seguramente a que los ciudadanos no actúan y no se manifiestan en contra de ello ya que les parece algo muy lejano que no va con ellos. Como se suele decir, ojos que no ven, corazón que no siente.