Actualidad, Inversiones, Opinión »

El tope a los superdepósitos: no todos somos iguales

Jose Luis Villar Fornos

Mucho se ha publicado esta semana sobre la supuesta recomendación del Gobernador del Banco de España (BE), Luis María Linde, a las entidades de crédito a fín de parar la guerra del pasivo entre entidades, y en este sentido se expresa David Pazos en estas mismas páginas. Y digo supuestamente por que dicha recomendación o instrucción se ha realizado “de palabra”, y ni existe Circular, ni parece ser que va a existir. Es decir, como dice Carlos Sánchez en su blog del El Confidencial ” En lugar de hacerlo con una norma legal clara y precisa, se instrumenta a través de unas espureas recomendaciones ancladas, según dice, en el MoU firmado con Bruselas”.

Pero, ¿en que consiste dicha recomendación? Brevemente señalaremos algunos de sus puntos mas importantes:

Hasta aquí, todo perfecto o no, según la opinión de cada uno. Estas medidas son continuación del espíritu intervencionista de los rectores del BE para frenar las situaciones a las que nos habían llevado sus antecesores como ya mencionamos en un post anterior. Pero según van desarrollándose los rumores y las noticias sobre la recomendación van apareciendo datos que cuando menos nos dejan un tanto perplejos.

En primer lugar, que parece ser que no todos los bancos van a ser iguales en cuanto a la penalización.

En efecto, en días anteriores ya señaló el supervisor, supuestamente para evitar la injerencia de la Comisión Nacional de la Competencia, que la penalización a los Bancos será discrecional y estudiará caso por caso a la hora de decidir. Será el BdeE quien analice si supone un riesgo microprudencial para cada entidad o si, por el contrario, tiene las palancas necesarias para generar ingresos alternativos que compensen ese sobrecoste.

En una palabra serán los Bancos y Banco-Cajas más solventes y con mayor ratio coreTier1 (CaixaBanK y BBVA – 10,8%-, Santander -10,4%-, Popular y Sabadell -10,1%- KutxaBank,-11,1%- Ibercaja Banco -10,53%- y Unicaja Banco-13%) quienes podrían saltarse la prohibición sin demasiados problemas.

No hay que ser muy avispado para sacar dos conclusiónes:

En segundo lugar, podrán ofrecer extratipos a un 15% del total de su saldo mensual de depósitos.

¿Que quiere decir esto?, muy claro, serán los grandes clientes, clientes con depósitos entre 1 y 10 Millones de Euros, los beneficiados y a quienes lógicamente, y por principio bancario tradicional, ofrecerán estos extratipos para evitar su huida. Lo que supone Otra segunda desigualdad entre clientes de la misma entidad.

Y en tercer lugar, las Administraciones Públicas y Grandes Fortunas estarán exentas de las limitaciones

En efecto, las Administraciones Públicas y los clientes dentro del segmento de particulares cuyos saldos globales superen los 10 Millones de Euros – es decir las grandes fortunas – serán las que estén exentas de cualquier limitación y quedan fuera de la restricción.

Y el asunto nos es baladí. Dejando a un lado el tema de las grandes fortunas por que, al fin y al cabo, todas tienen sus propias sicavs y para evitar la posibilidad de comentarios exclusivamente demagógicos.

Nos encontramos ante otro caso en que es la Administración quien se excluye a sí misma de las limitaciones impuestas al resto de los ciudadanos.

Independientemente de que haya sido el sector público quien ha monopolizado prácticamente la financiación bancaria expulsando de la misma a los empresarios, como señala Alberto Fernándezen su artículo “El estado expulsa al empresario: efecto crowding out”.

Ahora resulta que los Ayuntamientos, diputaciones, CC.AA. y demás Administraciones públicas, centrales regionales y locales, cuentan con unos 72.280 Millones de Euros en depósitos, cifra que equivale a alrededor del 6% del total nacional según las cifras a mes de Septiembre del BdeE, y sus fondos logran en numerosas ocasiones intereses incluso superiores a las mejores ofertas realizadas a clientes, dado que es práctica habitual adjudicar sus importes en subastas competitivas.

Y ese dinero es muy jugoso para la banca al no encontrarse blindado por el Fondo de Garantía de Depósitos (otra desigualdad mas) y por lo tanto los márgenes son superiores.

Conclusión

A la vista de todo lo expuesto, sólo nos cabe una última pregunta:

¿De verdad que estamos siendo todos los españoles iguales en cuanto a las medidas económicas y legales adoptadas?

Lo dejo a vuestra consideración.