Actualidad, Emprendedores, Fiscalidad »

El Gobierno simplifica los trámites burocráticos para abrir nuevas gasolineras

Cristian Varela

Tanto la Comisión Nacional de la Energía (CNE) como la Comisión Nacional de Competencia (CNC) han alertado sobre los precios del combustible. Por parte de la CNE, alertaban sobre una posible estrategia común de fijación de precios y la CNC veía por su parte, que hay poca competencia y precios altos en los carburantes en España. La queja en parte, radica en los precios antes de impuestos, en los que según la CNE, son superiores a la media de la UE.

Según palabras del ministro de Industria, José Manuel Soria, la actual situación de mercado es de competencia escasa, muy en la línea de los últimos informes de la CNC y la CNE y muy lejos de la posible competencia perfecta que se pretende asumir. Es por eso, que en el pasado viernes en el Consejo de Ministros, se haya aprobado una serie de medidas con el objetivo de aumentar la oferta de gasolineras y reducir las trabas burocráticas para así poder reducir la tendencia al alza del precio de la gasolina y gasóleo en las gasolineras españolas. El objetivo principal es beneficiar a los consumidores a través de la reducción de barreras para la comercialización de nuevas operadoras. Según palabras de la propia vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se pretende “reducir barreras” y “simplificar trámites”. A la hora de abrir nuevas gasolineras, se simplificarán trámites en instalaciones de suministro minorista y se fomentará la entrada de nuevos operadores.

¿Cómo? Incrementando las gasolineras en parques comerciales, centros, establecimientos ITV y polígonos industriales e intentando “perjudicar” a las operadoras más potentes, en el sentido de poner límites máximos en materia de estaciones de servicio.

Siempre ha habido muchas quejas en materia del sector minorista ya que se veían obligados a una fijación de precios constante impuesta por las grandes operadoras. De éste modo, se dejaría de producir una reducción de la diversidad y variedad de oferta, por la conjunta y pactada fijación del precio que hace inflexible que los precios varíen más allá de céntimo arriba o céntimo abajo. Además de la eliminación de barreras se ha querido limitar la duración de los contratos en exclusiva que se mantienen entre petroleras y estaciones de servicio, como límite un año, prorrogable a máximo tres años.

Una noticia muy esperada, tanto por minoristas, consumidores o consumidores potenciales de vehículos. Ante una subida progresiva del precio de los carburantes y una constante -y casi paralela- subida de precios del transporte público, el Gobierno, durante estos últimos años, ha dejado en evidencia cual es el futuro de la movilidad de cara al consumidor medio para que éste se desplace a su puesto de trabajo o universidad, quedando sus alternativas de transportes bastante mermadas por el incremento de precios en materia de transporte público o carburantes. Se puede llegar a entender una subida paulatina del precio de los carburantes -pero no tan agresiva como la actual- para movilizar el consumidor medio de vehículo al transporte público, pero los continuos incrementos del precio de éste hacen dudar cual es el modelo que pretende asumir el Gobierno para el transporte medio.