Mercado Laboral, Opinión »

El empleo no se crea ni se incentiva, se necesita

Mister Empresa

Con unas cifras de desempleo que asustan, rondando ya los seis millones de parados, y con un índice de paro disparado con respecto a la media de la Unión Europea, un 26% en España frente al 9,4% de la UE, urge revertir la situación. Pero, llegados a este punto ¿cuál es la estrategia para ello? Los Gobiernos, éste y los anteriores, piensan que la clave está en incentivar la contratación, el problema es que el empleo no se crea ni se incentiva, se necesita.

Recomiendo la lectura de este artículo de Juan Laborda para enterde este concepto. Ningún empresario va a contratar nuevos trabajadores por el hecho de recibir un incentivo económico, lo que lleva a la contratación es la necesidad de producir más y eso sólo se produce cuando aumenta la demanda.

En una situación como la actual en la que el consumo se desploma es impensable que crezca el empleo. Pensar que fomentando la contratación, incluso con contratos basura, llevará a que se consuma más y que eso desembocará en un crecimiento económico que recertirá en más empleo es poner el carro antes de los bueyes. Por eso no se puede aspirar a que el paro descienda en una situación contractiva como la actual.

Las medidas económicas tomadas hasta el momento han desembocado en más destrucción de empleo porque una mayor presión fiscal y las restricciones del crédito atacan al consumo. Eso reduce la actividad empresarial y con ello la necesidad de mano de obra, lo que redunda en más despidos o incluso en el cierre de empresas.

Ayudar a que la actividad empresarial se recupere, apostar por la creación de nuevas empresas y por la apertura de éstas a nuevos mercados y poner en marcha instrumentos y medidas que aporten liquidez a las empresas (que las Administraciones Públicas cumplan escrupulosamente con los plazos de pago fijados por Ley es primordial) pueden ser clave a la hora de cambiar la tendencia. Regalar dinero por contratos o modificar la legislación para “facilitar” que los empresarios contraten no es el camino.