Actualidad, Fiscalidad, Mercados »

Morgan Stanley sitúa a España como predecesora de la competitiva Alemania

Cristian Varela

Morgan Stanley lanza un órdago de confianza a España y la sitúa como predecesora de la competitividad quitándole así el puesto a Alemania. Ante una España de reformas, costes laborales reducidos y una evolución y mejoría de las exportaciones, el banco de inversión Morgan Stanley da aires de optimismo para la economía española. Una inyección casi necesaria por la degradada imagen de ésta en el extranjero y su recesión agravatoria.

Según Morgan Stanley, lo peor ya ha pasado y reconoce que España sustituirá a Alemania en el sentido económico; ésta haría el papel económico de España. En el sentido de que su demanda interna mejorará y el incremento de los precios de las propiedades provocará también un deterioro de la competitividad en el ámbito de exportaciones alemanas. Aunque, eso sí, la economía española está a bastante distancia de la alemana en el ámbito de exportaciones, como se puede ver en el gráfico.

Así mismo, desde el banco de inversión, alegan que los casos de corrupción en el partido del gobierno son insuficientes para hacerse merecedores de una ruptura en el Gobierno y por consiguiente, una ruptura de las reformas ya aplicadas o diversas políticas de austeridad. Es decir, que condiciona la recuperación a la estabilidad del Ejecutivo y cree que ésta será –muy probablemente- estable en mayor medida.

Da como fecha prevista para la recuperación económica finales del presente año o si no, principios de 2014. No será hasta de aquí a tres o cinco años en que España competirá frente a frente con Alemania y le quitará su poder económico. En el ámbito laboral, los informes no dan esperanzas de una mejora del empleo ya que pronostican un continuo aumento de la tasa de desempleo durante los próximos años.

Como protagonistas de las exportaciones españolas destaca el sector del automóvil. Los analistas del estudio, Sung Woen Kang y Joachim Fels, alegaron que varias empresas ya han dado estímulos de confianza al mercado español. Tanto Renault como Ford han trasladado su producción a España aumentando así la contratación de personal y la producción en cuestión.