Internacional, Inversiones, Opinión »

Alternativas de inversión en tiempos de crisis: el oro en 2013

Lucía Estrada Csaky

El inversor tradicional de bolsa está viendo como el comportamiento de los títulos valores sigue el esquema de una montaña rusa. El fantasma del fin de la crisis se confunde con el de una crisis más profunda, lo que empuja a todos los agentes de los mercados a la búsqueda de buenas alternativas de inversión en las que poner a buen recaudo sus capitales. Y ante este panorama internacional, se recuerdan otro tipo de inversiones, también tradicionales, como es el caso de la inversión en “cosas de valor” a través de las cuales se consiga el objetivo de protección del capital.

Es el momento de acordarnos del oro. Ese metal precioso que hasta hace relativamente poco había quedado en el olvido. Ahora mismo, el precio de la onza continúa al alza para un plazo de cinco años, mientras que en el corto plazo debemos estar pendientes de su fluctuación, del mismo modo que lo haríamos en el caso de acciones de cualquier sociedad cotizada. Y es que el oro es de las commodities que mejor se ha comportado desde los inicios de la crisis, convirtiéndose en uno de los mejores refugios para los grandes capitales.

Pero no creo que se trate de un mercado limitado a los grandes magnates. Existen múltiples razones para invertir en él aunque el capital sea mucho más reducido, aquí os dejo unas cuantas:

Como os comentaba, se trata de un activo ideal para pequeños inversores. Existen plataformas de reconocido prestigio como, por ejemplo, Bullionvault a través de las que se puede acceder a la compra en el mercado del oro físico a inversores privados de todo el mundo. El usuario puede beneficiarse de los mejores precios de compra, venta y custodia del oro. Además se puede empezar a operar con importes mínimos, desde un gramo del metal precioso.

Es importante para todo esto contar con los conocimientos suficientes, mucha práctica y experiencia, o, si no se tienen estas condiciones, con un asesor en este tipo de inversiones.