Actualidad, Fiscalidad »

La UE limitará el salario “variable” de los banqueros, una cuestión moral

Cristian Varela

Los 26 estados miembros de la Unión Europea ya se han declarado a favor de la normativa de limitar los salarios de los banqueros, el único en contra es Reino Unido, el cual mostró su disconformidad el pasado martes. El motivo principal de la oposición del país británico es la importancia que tiene éste en materia financiera. Además, la norma europea CRD IV, que limita el salario de los banqueros, es un paso más hacia la Unión Bancaria, algo de lo que Reino Unido está totalmente en contra.

CRD IV será el nombre de la norma europea que incorpora los requisitos del acuerdo internacional Basilea III el cual pretende regular los bonus y los salarios variables de los banqueros.

Se pretendía establecer que el máximo del salario variable debería ser no más del total del salario fijo, es decir, máximo de uno a uno. No obstante, el acuerdo final establece que el salario variable será, como máximo, el doble del salario fijo. Muchos analistas dudan de que esta medida conduzca a una gestión más eficiente de la banca. Derivan, los analistas, en que el principal problema de la banca se origina en la actividad comercial tradicional, no en el ‘trading’.

Una medida que llega y pone como claros ejemplos el Royal Bank of Scotland (RBS), que en 2012 declaró pérdidas en valor a 6.866 millones de euros y que “pagó más de 600 millones de euros en bonus y salarios variables” denunciaba Euractiv, el portal de noticias.

Desde Reino Unido, el país que está en contra de la CRD IV y la normativa europea de limitación de salario, llegan opiniones principalmente en contra de dicha normativa. Un reciente artículo de la London School of Economics and Political Science (LSE) alega que la aprobación de dicha norma hará huir los centros financieros a otra parte del mundo. Así mismo, considera que el riesgo bancario no radica en los mismos bonus. Otra opinión con línea similar al LSE es la de Mervyn King, gobernador del Bank of England. Éste alega que la normativa europea es una mera distracción que no ayuda a resolver el problema bancario.

España se muestra totalmente a favor, así lo ha demostrado Luis de Guindos, el ministro de Economía. De Guindos lo lleva más allá y cree que esto se trata de una cuestión moral y una reprimenda a la banca por los tiempos que corren y los ajustes que vive la población. Se plantea también que España ahonde en una medida que vaya más allá del marco normativo europeo. En ésta se pretende someter a votación de los accionistas las retribuciones, sueldo fijo, retribución de acciones, sueldo variable y demás complementos.