Actualidad, Internacional, Mercados »

Análisis sobre las reformas y el sistema financiero mundial (V)

J.Cordal Lagares

Conclusiones, crítica constructiva

No es coherente con la realidad que nuestros representantes o supervisores bancarios, incluso la propia justicia, permitiesen que esto llegase a alcanzar tal repercusión mundial en lugar de ser una mera anécdota de portada de periódicos diciendo que se las entidades financieras norteamericanas habían estafado a los bancos mundiales colocándoles un farol, un activo incobrable que deberían de asumir entre ellos en lugar de repercutir en el resto de la economía, sociabilizar las pérdidas. Diferenciamos distintos focos de actuación:

Reconozco y defiendo el derecho a la vivienda como derecho necesario para llevar a cabo una vida digna y en libertad, aunque no defiendo la “dación en pago” como solución ante un impago debido a lo que esto puede ocasionar por la avaricia de los ciudadanos y su actuación frente a una bajada de precios como la actual en la que la deuda hipotecaria superaría en algunos casos al precio de mercado y los propietarios y su mala intención se viesen incentivados a provocar impagos o a declararse insolventes para no hacer frente al sobreprecio, pero la entidad financiera, que en su momento le ayudo a acceder a la vivienda no es culpable de esta variación de precios y no debería de hacer frente al sobrecoste que esta operación fallida le pudiese provocar.

Sin comentario alguno por mi parte sólo mencionar derechos reconocidos en la constitución y que no se están afrontando para todos por igual: igualdad, progresividad de los impuestos, justicia,…

En lo que respecta al sector productivo español, es evidente que carecemos de una fuerte inversión en investigación y desarrollo y no podemos pensar en ser una potencia mundial sólo basándonos en la construcción y el turismo, dada la inestabilidad de la demanda y podríamos afirmar que también de la oferta.

Falta inversión en la educación para el fomento de valores y del sentimiento del bien común que no son las trazas de nuestro gobierno fomentando o aumentando las dotaciones a la educación privada, política importada de los americanos en los que funciona mejor una conciencia liberal sin estado del bienestar, sin fortalecer la defensa de derechos que sí aceptan o proclaman en época electoral. Quizá no se entienda este comentario en este trabajo, pero considero que el trasfondo de esta crisis mundial es mucho más allá que una falta de liquidez o solvencia en el sector financiero y en mi opinión afirmo que este descenso de la actividad, o crisis como otros autores determinan, es debido a la avaricia o codicia que los acaudalados tienen por aumentar su capital o patrimonio a toda costa. Se ha perdido la noción de la colaboración y la mayor parte de las acciones humanas, no sólo las transacciones de bienes o servicios, giran en torno al dinero o la búsqueda de un interés o bienestar personal en lugar de fomentar el altruismo o la solidaridad ya mismo desde los gobiernos y no ser un continuo intercambio de insultos entre los representantes políticos que persiguen perpetuarse en el poder a costa de manipular a los votantes o “dejar hacer” a los lobbistas que los financian.

Claro que es importante la confianza, incluso a la hora de realizar una transacción en el mercado, hay autores que afirman que el precio es el elemento suficiente para que se lleve a cabo, pero yo afirmo rotundamente que es la confianza lo que nos da o promueve la intención de realizar la compra (junto con otras condiciones o atributos del producto o marca) o la venta (principalmente para conceder financiación).