Emprendedores, Empresas »

En busca de financiación: el confirming, una buena manera de asegurar el cobro de las facturas

Jose Luis Villar Fornos

Dentro de nuestra búsqueda semanal de vías de ayuda a las Pymes y autónomos en materia de financiación alternativa, hoy queremos abordar una figura como es el Confirming que, para la Pequeña y Mediana Empresa, puede suponer un potente aliado a la hora de cobrar el crédito comercial. Para ello, vamos a desglosar sus apartados.

Qué es el Confirming

El denominado Confirming, que recibe también otras denominaciones como “Factoring al revés”, “Factoring de proveedores” o “confirmación de pagos”, es un servicio para aquellas empresas que desean sustituir los sistemas tradicionales de pago – letra de cambio, recibo, cheque, pagaré, etc. – por un sistema que permite simplificar los trámites administrativos, comerciales y financieros en sus operaciones.

En otras palabras, El confirming es un servicio de pago a proveedores que le ofrece cualquier entidad financiera a las empresas, dado que muchas empresas pactan de manera contractual plazos dilatados sobre la fecha de factura y el confirming es una herramienta que le permite al proveedor disponer del cobro de la factura de manera anticipada a la fecha de vencimiento del pago pactado con la empresa.

Al revés de lo que sucede con otros servicios financieros como es el Factoring del que ya comentamos en una entrada anterior sus características, esta modalidad es un servicio prestado por terceros – entidades financieras – que no puede ser solicitada por iniciativa del proveedor sino que ha de ser promovida por el cliente.

Cuál es su funcionamiento

Supongamos que la empresa X pacta con la empresa Y el pago a 180 días fecha factura, pero que la empresa Y no puede soportar un plazo de pago tan dilatado. Si la empresa X realiza sus pagos mediante confirming, una entidad financiera le podrá facilitar a la empresa Y el adelanto del cobro de la factura con el cobro de los correspondientes intereses.

Para que la empresa X pueda pagar mediante confirming, se dirigirá a una entidad de crédito y procederá a la apertura de una línea de crédito contra confirming. Una vez tenga la línea de crédito abierta, enviará a su entidad financiera las facturas de sus proveedores una vez aprobadas para que proceda a su pago.

La entidad financiera procederá al envío de una carta al proveedor en la que le indica que tiene a su disposición el cobro de la factura y que tiene dos opciones:

Si opta por el primer supuesto de no anticipar y esperar al vencimiento, el contrato-respuesta que facilita la entidad financiera gestora ya avisa de que no existe compromiso por su parte de transferir los fondos correspondientes si en la cuenta del cliente no hay saldo. Por tanto, si se espera a vencimiento no hay seguridad en el cobro.

Pero, si opta por el segundo supuesto de admitir el pago anticipado, estamos ante la mecánica prevista en la idea original de esta operación de financiación, por la que la empresa proveedora anticipa el cobro y queda liberada de toda responsabilidad en caso de impago. La entidad financiera es quien asume la posible insolvencia del cliente y para el proveedor hay seguridad en el cobro de sus facturas.

Hay que tener en cuenta que el proveedor no debe de aportar ninguna factura sólo las escrituras de la Sociedad y las comisiones, en éste caso de aceptación del anticipo, suelen ser de una comisión del 0,25% flat sobre la factura y un coste financiero que puede oscilar, aunque lo habitual es un tipo de Euribor + 2.

Su contabilización

Muchas han sido las discusiones sobre su contabilización, preguntándose los expertos si la deuda por facturas anticipadas por los proveedores son deudas comerciales a proveedores o financieras al banco .

Siendo la mas extendida la propuesta por el profesor Francisco Marín Cano , amparada en la opinión del ICAC en el BOICAC 38-06/99, de tal manera que en el momento en que se produce el anticipo, se deberá crear en el pasivo, una partida dentro del epígrafe E.IV. “acreedores comerciales” con la denominación de “deudas comerciales anticipadas por entidades de crédito”, logrando conseguir así la adecuada información de la operación.

Ventajas e inconvenientes

Ventajas

En el caso de que sea aceptado el anticipo, son muchas las ventajas para el proveedor, entre ellas podemos señalar las siguientes:

Por su parte, para la empresa que cede su cartera de pagos , el beneficio es indirecto, dado que se le mejoran las condiciones comerciales por parte de la entidad financiera en el resto de productos contratados. Una empresa de un tamaño medio o grande que se disponga a formalizar pagos mediante confirming debe negociar muy bien su estructura de costes financiera asociada con la entidad dado que aumenta sustancialmente la vinculación con la entidad que le realice los confirming.

Inconvenientes

Dentro del capítulo de inconvenientes, podemos señalar los siguientes: