Empresas, Opinión »

Google y Apple minimizan el pago de impuestos, ¿dónde queda la ética?

Juan Antonio Ferre

Las compañías tecnológicas están recibiendo una gran cantidad de críticas en Europa a causa de los pocos impuestos que paga. Pese a los grandes beneficios que obtienen, pagan una cantidad de impuestos irrisoria y todo gracias a prácticas legales pero de dudosa moralidad.

En declaraciones a la BBC, Eric Schmidt –presidente ejecutivo de Google Inc.– defiende estas prácticas aludiendo a la creación de empleo, nuevos negocios y la ayuda al crecimiento económico de los países. Y todo esto a cambio de “jugar” con la política tributaria de los países, escudándose en que es una práctica habitual entre las grandes compañías. Dejando caer que la responsabilidad de estas prácticas recaen en las políticas de cada país, indicando que para evitarlos deberían ser los políticos quienes cambien las leyes.

Por poner un ejemplo más cercano, la filial Google Spain y las filiales Apple Marketing Iberia y Apple Retail Spain, han declarado perdidas a pesar de haber tenido un crecimiento espectacular con respecto a su anterior ejercicio. En concreto Google Spain, cuyo análisis de resultados realizamos recientemente, declara pérdidas de 74.683,24 euros, mientras que las 2 filiales de Apple, de cuyos resultados espectaculares hemos hablado, casi 12 millones de pérdidas y como ya suponemos, ¡la declaración de la renta les da a devolver! Pero no son las únicas, las filiales españolas de otros gigantes tecnológicos como Yahoo!, Amazon, Facebook, o eBay declaran también beneficios mínimos para pagar menos impuestos.

Minimizar los impuestos

Es debido a la tan famosa ingeniería financiera, en lo que se conoce el “sandwich holandés” o “doble irlandés”, que les permite trasladar los beneficios a la filial en Irlanda y desde esta a un paraíso fiscal, de forma que la mayor parte de los beneficios escapan al reducido tipo del 12,5% del impuesto de sociedades irlandés. Y es que para que nos hagamos una mejor idea, Google Inc. solo pagan sólo un 1,9% de impuestos por el beneficio que logra fuera de Estados Unidos. ¡Increíble!

¿Qué es el “doble irlandés”?

Se trata del movimiento de capital por distintas filiales con el fin de pagar menos impuestos. Los ingresos van a la filial de Irlanda, donde los impuestos de beneficios muy inferiores al resto de Europa. Como no se pueden enviar directamente a un paraíso fiscal, ya que sería castigado fiscalmente, se envían hacia Holanda –a una filial “fantasma” sin empleados– desde donde se hace la transferencia al paraíso fiscal gracias a las leyes fiscales muy favorables holandesas.

Está claro que estas empresas se mueven en la legalidad que les permiten, buscando resquicios para la obtención de mayores beneficios, y en cierta manera es aceptable. Pero la cuestión es si estas prácticas son morales, es decir, en una crisis tan profunda, con empresas de una altísima facturación y beneficio, que pueden decidir si quieren o no pagar impuestos. Estas eligen no pagar. Afectando de esta manera también a la competencia local que partirán con desventaja.

Y vosotros que opináis, ¿maximizar beneficios sin pagar impuestos, sin moralidad ni ética?, ¿o contribuir al esfuerzo de un país y sus clientes que han confiado en tus servicios cotizando lo correcto?, ¿difícil decisión?,¿todo vale?