Reconstruyendo Europa: ¿está la Unión Europea preparada para afrontar los nuevos retos?

Reconstruyendo Europa: ¿está la Unión Europea preparada para afrontar los nuevos retos?

COMPARTIR 0 TWITTEAR

La Unión Europea está actualmente en un punto en el que necesita marcar un camino hacia el cual dirigirse. Mucho trabajo está hecho, pero ahora es el momento de comprobar si realmente todo el trabajo realizado fue correcto. Nuevos valores y nuevas corrientes económicas se están sucediendo actualmente, pero sólo la Unión Europea podrá saber si consigue alcanzar esa competitividad que tuvo pero que en algún momento perdió, para poder realmente competir en el mundo globalizado en el que vivimos.

rescate-chipre-euro

Estamos viviendo un momento crucial para Europa en lo que se refiere a liderazgo y redirección de debilidades para convertirlas en fortalezas. Muchos avances se hicieron en la UE en muy poco tiempo, muchos tratados y muchas instituciones se crearon. Pero ahora estamos viviendo lo que yo denomino efecto andamio y es que todo esto se creó con la ayuda de un andamio, uno muy grande probablemente. Ahora después de la retirada de este andamio que ayudó a construir todo, la Unión Europea está viendo lo que hay más allá. Es como el niño pequeño que se cae muchas veces antes de andar perfectamente. Pero la pregunta es clara, ¿están esas instituciones bien construidas o hay que volver a sacar el andamio para construirlas de nuevo o simplemente demolerlas?

Durante los últimos años la Unión Europea ha permanecido centrada en el corto plazo, luchando en cómo afrontar la crisis financiera, sin darse cuenta de que probablemente su modelo de crecimiento estaba agotado. Durante este último año los estados están implementando reformas estructurales y medidas para estimular esa competitividad que parece perdida. Adoptar estas medidas no está siendo fácil. Los líderes políticos están centrados en desarrollarlas de la manera menos brusca, siempre con la mente puesta en conseguir el apoyo público, ya sea para ganar unas elecciones cercanas o para no tener problemas sociales.

En el pasado muchos países europeos han tenido que afrontar graves crisis para alcanzar actualmente los grandes niveles de competitividad que poseen y lograr una economía más robusta. Puede ser el caso de economías como las de los países nórdicos. En los noventa estos países no estaban creciendo como lo hacían el resto de sus vecinos y se dieron cuenta de que tenían que reinventarse y el proceso no fue breve precisamente. Ahora mismo toca tiempo de cambio, y para ello lo primero y más importante es crear la percepción en la gente de que verdaderamente necesitamos el cambio y necesitamos volver a inventarnos porque todo lo que estaba hecho hasta ahora, o bien se agotó o estaba mal orientado.

instituciones-ue

En estos momentos, más medidas son necesarias y los países que necesitan ganar competitividad podrían encontrar la inspiración en los ejemplos del pasado. El caso de Finlandia podría ser un ejemplo muy bueno a seguir, ya que actualmente se le catalogó como el mejor país del mundo.

En países como España la productividad creció menos que los salarios, mientras que en países como Alemania ocurrió justo al revés. Una medida para ganar competitividad es reducir los salarios y también ligar los incrementos de éstos a los incrementos de la productividad y no a los incrementos de la inflación.

Crecimiento no es el resultado de nuevas deudas en los presupuestos de los estados, si no creamos la percepción de que no podemos crecer a base de nuevas deudas nunca vamos a alcanzar el crecimiento. Por eso la disciplina fiscal es una condición previa para el crecimiento, el cual debe conseguirse gracias a las reformas estructurales que deben implementar los países.

En tiempos de globalización hablar de crecimiento es hablar de competitividad, consolidación fiscal y solidaridad.

Dentro de estas reformas estructurales están las reformas de la educación y del mercado laboral y, sobre todo, la incorporación de los jóvenes al mismo, que a día de hoy son la base para crear una sociedad competitiva, ya no sólo a nivel europeo, sino a nivel mundial.También hablo de solidaridad, ya que todos los países cuando se incorporaron a la Unión Europea cedieron parte de su soberanía a un ente supranacional. Vivimos en una comunidad llamada Unión Europea y tenemos que seguir todos el mismo camino, aunque esto en los últimos años está siendo reconsiderado debido a la dominación ejercida por países como Alemania.

El tópico solidaridad o dominación debe ser el punto desde el cual se empiecen a considerar las bases de una nueva Unión Europea y ver si verdaderamente estamos todos al mismo nivel o si los países que ejercen esa dominación están dispuestos a ceder un poco en ese sentido.Lo que está claro es que estamos todos dentro del mismo barco, nuestro destino tiene que ser el mismo y la política clara a seguir es crear más Europa y no menos Europa y seguir con la política de tener una divisa común llamada euro.

A pesar de nuestras diferentes culturas tenemos un mismo destino. Si vas a China o la India, ambos países con una población mucho más grande que la de toda Europa junta, tienen diferentes culturas y lenguas dentro del país y a pesar de ello están dentro del mismo bote.

Para concluir con este artículo voy a considerar el caso de Chipre como un ejemplo de que las reglas dentro de Europa están cambiando.Desde mi punto de vista el caso de Chipre es un claro ejemplo de experimento. Las condiciones de Chipre son diferentes a las del resto de países, por eso mismo fue el país perfecto para experimentar.

No sabíamos qué podía pasar si se bloqueaban los depósitos en un país y lo vimos con Argentina. No sabíamos qué pasaba si se rescataba a un país y lo hemos visto con Grecia, Portugal e Irlanda. No sabíamos qué pasaba si se hacía una quita y con Grecia lo hemos visto.

Quien tiene el poder ha cambiado las reglas. El problema de Chipre es el mismo que el de España, cuando iba bien era con dinero que venía de la Unión Europea. El maravilloso crecimiento de España venía de Europa, que venía aquí a hacer negocio y cuando se ha acabado decidió dejar de dar dinero.

Lo de Chipre es un caso especial de rescate a la banca pagado por los ciudadanos mediante impuestos. Los depósitos de más de 100.000 euros van a sufrir quitas y sólo el 37.5% de ellos van a ser convertidos en acciones, mientras que alrededor del 60% podría no ser pagado nunca.

En el caso de España los depósitos de hasta 100.000 euros los cubre el Fondo de Garantías de Depósitos; pero es algo teórico, porque no habría dinero para cubrir todos.

Hasta ahora parecía que los depósitos de hasta 100.000 euros estaban cubiertos. Pero, ¿y si el siguiente paso es quitas a los depósitos de menos de esa cantidad? Ahora ya cabe la duda de que pueda pasar eso y toda la gente tenga que contribuir.

Más Europa no menos Europa, pero desde una perspectiva razonable, lógica y sensata.

Archivado en Caso Chipre, España, Futuro Unión Europea, Mercados financieros, Rescate Banca, Rincón del Inversor
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (5)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

  • JESÚS MANUEL LÓPEZ MARTÍNEZ dice:

    Carlos, soy Jesús el padre de Angel de La Coruña. Estoy plenamente de acuerdo con lo expuesto. Estamos en un mundo globalizado pero precisamente por eso es muy importante darse cuenta de que la manera de crecer es con trabajo, productividad y con diferenciación y especialización. La unión hace la fuerza.

Publica tu opinión usando tu cuenta de Facebook.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs