Actualidad, Emprendedores, Empresas »

En busca de financiación: El renting, buena solución ante la crisis

Jose Luis Villar Fornos

Dentro de nuestra búsqueda semanal de vías de ayuda a las Pymes y autónomos en materia de financiación alternativa, hoy vamos a detenernos en la figura del renting como medio de disponer de determinados inmovilizados, generalmente sometidos a un periodo corto de obsolescencia, sin aumentar el endeudamiento.

Concepto

El renting es un contrato de alquiler de bienes muebles, con una duración superior al año normalmente y en donde el propietario del bien, la Sociedad de Renting, cede los derechos de uso a la empresa contratante a cambio de una cuota de arrendamiento pactada que incluye el mantenimiento necesario durante la duración del contrato. No incorpora opción de compra por cuanto su finalidad no es llegar a realizar la adquisición o inversión.

En efecto, la celeridad de las innovaciones tecnológicas, y la necesidad de ahorrar costes para crear productos a precios competitivos en el mercado, ha hecho que las empresas hayan observado la sinrazón de acceder a la costosa propiedad de los medios de producción, cuya vida útil es cada vez más breve. Dado que lo que pretenden es hacer uso de los mismos durante toda o gran parte de la misma, despreocuparse de su mantenimiento y renovarlos en cuanto alcancen su obsolescencia, les resulta más interesante arrendarlos únicamente durante dicho período, y así disfrutar de su “propiedad económica” total o parcialmente.

¿Qué bienes pueden ser objeto de renting?

En General pueden ser objeto de renting cualquier bien mueble e, incluso, inmueble. Aunque, dadas las características de ésta figura, se aplica generalmente a todos aquellos bienes con una vida útil muy corta y susceptible de una rápida sustitución ya sea por obsolescencia o por las necesidades propias de la evolución tecnológica – vehiculos turismos y comerciales, equipos informáticos y maquinaria de oficina como fotocopiadoras, telecomunicaciones, etc -.

Características

Podemos señalar como principales características en este tipo de contratos:

Plazo y cancelación

Plazo

En realidad, no existen limitaciones para una operación de renting. Sin embargo, lo habitual es que las compañías de renting establezcan un plazo mínimo de 12 meses y uno máximo de 60 meses para sus contratos.

De otro lado, los plazos de contratación más utilizados son tres y cuatro años. Salvo los equipos informáticos cuya horquilla se sitúa en torno a los 2 ó 3 años por su alto grado de obsolescencia.

Cancelación Anticipada

En principio, el contrato de renting es una operación que se firma por un plazo irrevocable y no es posible su cancelación.

Sin embargo, en determinadas flotas y mediante acuerdos o por causas de fuerza mayor podría plantearse la finalización de una operación determinada anticipadamente. A cambio, la empresa de renting cobra una penalización por la cancelación.

¿Qué ocurre al finalizar el contrato de Renting?

Al culminar un contrato de renting, en realidad tenemos tres opciones muy claras:

¿Qué errores no debemos cometer?

Entre los errores más frecuentes que se comenten al convenir un contrato de renting podemos señalar:

Ventajas e inconvenientes

Ventajas

Las ventajas que experimenta el empresario o autónomo son de varios tipos:

Inconvenientes

Entre los más significativos podemos señalar los siguientes:

Cualquier duda que os pueda surgir al respecto del renting, no dudeis en dejar un comentario y desde Capitalibre trataremos de solventarla.