Actualidad, Internacional, Opinión »

No más austeridad en Europa, según el ministro francés de Economía

Carlos Prado Conde

Tal y como aseguró el ministro francés de Economía, Pierre Moscovici, la decisión de la Comisión Europea de conceder un plazo suplementario de dos años para cumplir los objetivos de déficit a varios países entre ellos España y Francia supone el fin de la era del dogma de la austeridad y abre la etapa del crecimiento económico. Éstas son las palabras que el propio ministro utilizó durante una comparecencia en la televisión iTélé.

“El final del dogma de la ortodoxia de la austeridad no es una casualidad, es el fruto de un año de trabajo del presidente francés, François Hollande”.

También se encargó de aclarar:

“Hollande no ha sido el único en impulsar ese cambio, pero ha tenido mucho que ver en el mismo. No se trata de una victoria contra las tesis de la canciller alemana, Ángela Merkel, sino el fruto de los contactos constantes entre ambos líderes. Ha habido un cambio de doctrina, de orientación, de rumbo. A partir de ahora, el crecimiento debe situarse a la cabeza de las prioridades, Alemania ha aceptado que en situaciones diferentes se apliquen políticas diferentes.

Se abre así un nuevo horizonte para Europa donde la austeridad da paso a políticas económicas que impulsen el crecimiento y, sobre todo, la creación de empleo. Estas políticas de estímulo de la economía no es que no se llevaran a cabo, sino que parecía que estaban eclipsadas por una imparable y demoledora obsesión por la reducción del déficit público.

Estos dos años de prórroga no hacen más que dar margen a los Gobiernos a los que se les concedió para poder desarrollar sus políticas y no estar siempre con el ojo puesto en si cumplen o no el tan ansioso déficit señalado. De alguna manera, es tiempo que se gana para que se puedan implementar esas medidas que según afirman los diferentes presidentes nos van a devolver a la senda del crecimiento y a la tan esperada creación de empleo.

¿Se están viniendo abajo los poderes de Alemania dentro de la Unión Europea? Hace unos días Mario Draghi decidió bajar los tipos de interés hasta un nuevo mínimo histórico en contra de lo querían desde el Gobierno de Merkel. ¿Está Alemania verdaderamente solidarizándose con el resto de países aplicando estas medidas y convirtiéndose en un buen líder y guiándolos para que todos juntos podamos llevar a Europa al crecimiento o, por el contrario, tuvo que ceder ante el poder del resto de países? Tanto Francia como España comparten que no llegaron el año pasado al objetivo de déficit debido a que se encontraron con unas cuentas públicas que no eran las que se esperaban y que tuvieron que corregir muchos desequilibrios.

¿Será a partir de este momento cuando veamos verdaderamente una recuperación económica? ¿Era el férreo seguimiento de la austeridad lo que no nos hacía levantar cabeza y no hacía estancar? ¿Que pasará a partir de ahora? ¿Se mejorarán las expectativas de la Comisión Europea acerca de cuál será el crecimiento que tendrán los diferentes países este año?

En el caso de Francia, el ministro de Economía afirma que su Gobierno espera mejorar las expectativas de crecimiento que vaticinó la Comisión Europea. Las razones que argumenta son que con la reforma del mercado laboral adoptada y con el fin del dogma de la austeridad en Europa, espera que la actividad se reactive. Así de esta manera, el crecimiento será superior a lo que se espera por parte de la Comisión, lo que se a su vez se traducirá en una reducción del déficit.

Algo en lo que se ponen todos los líderes de acuerdo es que hay que seguir con el control de las finanzas y seguir reduciendo el gasto público este año y el próximo, pero no de una manera tan acelerada. Como ya se oye por Europa, Austeridad sí, pero de una manera más pausada y no tan brusca. No puede ser un imperativo, y si deben serlo las reformas estructurales que necesitan activar los países. Hasta ahora estas reformas no vieron sus frutos porque en cada paso que se daba sonaba de trasfondo la palabra austeridad que venía desde Alemania y la obsesión por controlar unas finanzas que sin darse cuenta se deterioran más si no hay crecimiento.

Permitirme decir que control presupuestario sí, siempre y en todos los casos; pero austeridad no y menos de manera imperativa.

No es el momento para subidas de impuestos y recortes de gasto a la sociedad, y si para reformas en la educación, en la sanidad, en la banca para que fluya de una vez por todas el crédito y así en muchos temas que si nos van a ayudar a crecer definitivamente. Sólo esperemos que estas palabras que dijo el ministro francés no sean sólo populismo, medidas para ganarse el apoyo de la gente para ganar elecciones; y sean verdaderas y sabiendo que la mejor manera de ganarse el apoyo de la sociedad es volviendo a crecer y creando empleo. Esa será la única manera de que un pueblo entero siga confiando en los líderes que ahora tenemos.

Dejamos el debate abierto para opinar sobre cuál creéis que es el siguiente paso que se va a seguir en Europa y si verdaderamente este cambio supone o no un punto de inflexión.