Nuevo impuesto sobre smartphones y tablet, propuesta francesa para apoyar proyectos culturales

Nuevo impuesto sobre smartphones y tablet, propuesta francesa para apoyar proyectos culturales

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Francia incrementará el precio de los dispositivos smartphones y tablets por el uso de contenido culturales, eso se desprende de un informe solicitado por el Ministerio de Cultura galo. Todo para intentar proteger la industrial generadora de todos los contenidos que disfrutamos los usuarios. Parece una medida impopular y de ser aplicada con éxito, no tardaremos de verla en nuestro país. Seguidamente os explicamos en que consiste.

François Hollande

El gobierno François Hollande está estudiando aplicar un nuevo tipo de impuesto sobre smartphones y tablets sin olvidar ordenadores e incluso lo nuevos televisores Smart, en definitiva, cualquier dispositivo con posibilidad de conexión a Internet. Es una de las propuestas que se incluye en el informe solicitado por el Ministerio de Cultura y Comunicación galo. Aparte de otras 80 propuestas para todos los ámbitos de la cultura.

Esta medida está basada en la gran cantidad de contenidos culturales a los cuales pueden acceder y la cada vez menor predisposición del consumidor a pagarlos (en esto es igual que en nuestro país). Por lo que la recaudación de dichos impuestos serán usados para financiar la industria cultural de nuestros vecinos.

Esta tasa sería baja –sobre un 1% del precio del producto–, una cantidad irrisoria debido a la alta rotación de este tipo de productos, esto sería mucho más fácil de justificar y aplicar que el “impuesto Google” reclamada por los editores de prensa y la industria musical que se quiere aplicar a todos los motores de búsqueda, que sinceramente, no parece muy factible en términos jurídicos. Proporcionando además aire fresco a las arcas nacionales e invirtiéndolo en un sector que está sufriendo bastante.

Este nuevo impuesto repercutiría, además, en productos que son mayoritariamente fabricados en el extranjero creando poco empleo en Francia. En definitiva, también ejercería como un arancel dentro de la Unión Europea frente a los países fabricantes, solo que no beneficiaría a los productores propios.

Pese a ser un tipo solución clásica (impuestos), creo que la contribución de todos los consumidores de este tipo de productos a la ayuda a la financiación de la cultura es una gran idea. Permitir que dispongan de más ayudas para financiar nuevas obras y de evitar que los engranajes culturales se gripen.

¿Vosotros que pensáis? ¿Se contagiará España de este nuevo impuesto? ¿Es realmente útil o por el contrario solo sirve para encarecerlo todo?

Archivado en Arancel, Francia, Françoise Hollande, Google, Internet, Smartphones, Tablets
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (9)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs