Actualidad, Fiscalidad »

El rescate de los planes de pensiones en la reforma hipotecaria: ¿De verdad es beneficioso?

Jose Luis Villar Fornos

Con la publicación de la Ley 1/2013, de 14 de mayo, de medidas para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, reestructuración de deuda y alquiler social se ha dado marco legal a una serie de medidas en defensa del deudor hipotecario para evitar el drama social de las ejecuciones hipotecarias.

Pues bien, como ya comentamos en un artículo anterior al tratar de las líneas generales de la nueva Ley, una de esas novedades es la posibilidad de rescatar anticipadamente los planes de pensiones en caso de ejecución hipotecaria.

Por ello queremos detenernos, punto por punto, en éste apartado.

Concepto General

El gran inconveniente de un plan de pensiones es la falta de liquidez; no siempre se puede rescatar cuando uno quiera o le haga falta.

No obstante, se prevén supuestos excepcionales que permiten anticipar el cobro del plan de pensiones: enfermedad grave y desempleo. A lo que hay que añadir hoy en día la ejecución hipotecaria.

Requisitos legales

La posibilidad de solicitar el rescate anticipado viene contemplada en la Disposición Final Primera de la Ley que modifica el Texto Refundido de la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones de 2002.

Resumiendo estos son los apartados fundamentales para el rescate:

Vigencia de la Norma

Durante el plazo de dos años desde la entrada en vigor de la Ley, excepcionalmente, los partícipes de los planes de pensiones podrán hacer efectivos sus derechos consolidados en el supuesto de procedimiento de ejecución sobre la vivienda habitual del partícipe.

Es decir, en principio y salvo que el Gobierno haga uso de la facultad que la misma norma le confiere, sólo podrán realizarse los rescates hasta Mayo de 2015.

Requisitos

Deberán concurrir al menos los siguientes requisitos:

Condiciones del reembolso

El reembolso de derechos consolidados se hará efectivo a solicitud del partícipe, en un pago único en la cuantía necesaria para evitar la enajenación de la vivienda, debiendo efectuarse dentro del plazo máximo de siete días hábiles desde que el partícipe presente la documentación acreditativa correspondiente.

Pero aquí nos encontramos un primer problema. ¿Cuál es esa documentación?. Suponemos que los documentos comunes a todo rescate serán de aplicación. Es decir:

Pero, ¿Y la justificación de la situación judicial?. Volvemos a suponer que será la resolución judicial, pero, teniendo en cuenta los requisitos legales, tendrá que figurar el valor de la vivienda. En todo caso son suposiciones porque la Ley no lo desarrolla.

Tratamiento fiscal

Éste es el apartado que consideramos más importante en la nueva regulación. Expresamente la Ley señala que:

El reembolso de derechos consolidados se hará efectivo a solicitud del partícipe, en un pago único …/… sujetándose al régimen fiscal establecido para las prestaciones de los planes de pensiones.

En una palabra, el rescate anticipado para la paralización de las ejecuciones hipotecarias no tiene ningún beneficio fiscal. Su régimen es el general para cualquier rescate.

Régimen aplicable

En el momento del rescate , las prestaciones del plan de pensiones tributan como rendimiento del trabajo en la Declaración de la Renta.

De este modo, dependiendo del nivel de ingresos del contribuyente se pagarán más o menos impuestos, ya que las prestaciones percibidas elevan la base imponible general. Y será también de aplicación la deducción general en función de las fechas de cada aportación:

Caso práctico

Supongamos un deudor en el que concurren todos los requisitos para poder ejercitar esta opción, con unos ingresos anuales de 20.000 Euros y con un plan de pensiones de 35.000 Euros, todos ellos aportados después del 1 de enero de 2007.

Si tomamos como base los datos para la elaboración de la Renta 2012, el deudor no estaría obligado a presentar la declaración de la renta al no alcanzar la cifra de 22.000 euros anuales.

Pero si ejercita la opción del rescate anticipado a esos 22.000 euros habría que añadir los 35.000 del rescate, por lo tanto tributaría por una base imponible de 57.000 euros. Es decir, tendrá que tributar con un tipo marginal del 47%.

Conclusión

Según los datos aportados, el deudor en proceso de ejecución hipotecaria, no sólo se ve obligado a pedir el rescate del Plan de Pensiones y renunciar a los ahorros para su futura jubilación sino que, para poder salvar su vivienda, tiene que tributar por ello.

Hasta aquí el resumen técnico de éste apartado. lo demás lo dejo a vuestra opinión