Actualidad »

La deuda del fútbol español y sus clubes sigue subiendo, ¿hasta cuándo?

Jose Manuel Vargas

Las cifras son realmente alarmantes, incluso para los más futboleros entre los que me incluyo. ¿Cómo es posible que en algo más de un año la deuda con la Seguridad Social del fútbol español haya crecido en un 60%? Son ya más de 16 millones de euros, a los que hay que añadir las cifras con respecto a Hacienda, lo que convertiría el montante total en algo mucho mayor. Para echarse las manos a la cabeza como mínimo…

Pero, ¿porqué viene sucediendo esto si desde la propia Comisión Europea ya se han lanzado numerosos avisos?, ¿porqué siguen engordando estas cifras cuando ya desde otros grandes equipos del continente, caso del Bayern Munich o el PSV Eindhoven, se nos ha señalado? Hasta el punto de que algunos clubes se niegan a negociar con equipos españoles ante el considerable riesgo de vender jugadores sin recibir compensación económica.

Un dato que os aporto para convertir este tema en algo mucho más escalofriante: el pasado 1 de febrero del 2012 la deuda total de los clubes españoles ascendía a algo más de diez millones de euros. A finales de mayo de este año se había incrementado hasta los 16,6 millones. Pero esto apenas es una minucia en comparación con los más de 750 millones que los clubes de fútbol españoles deben a Hacienda. ¿Hasta cuándo?

Pues con estas perspectivas es muy, muy difícil de predecir. Habida cuenta de la nueva reforma tributaria anunciada por el Gobierno. Sin embargo, a menos que esto siga engordando de esta manera es prácticamente imposible que en Europa no nos impongan un coto. La burbuja del fútbol español lleva unos años creciendo y creciendo y llegará el punto en el que tenga que explotar por algún lado.

No se pueden permitir cifras como las que se produjeron la temporada pasada: la deuda acumulada de los equipos de Primera División ascendió a casi cuatro mil millones de euros, mientras que los ingresos no llegaron ni a los dos mil. ¿Qué empresa podría subsistir ante semejante agujero económico? La quiebra sería inmediata.

Solo hay que echar un pequeño vistazo a la imagen que tenemos inmediatamente debajo de estas líneas. En ella se pueden apreciar las deudas que hasta el año pasado tenían contraídas los diferentes clubes españoles tanto con Hacienda como con la Seguridad Social. Terribles los más de 500 millones que deben equipos como el Real Madrid, Barcelona o Atlético de Madrid o los casi 400 del Valencia, por poner unos ejemplos.

Todo esto cambiará no ya solo el día que Europa le eche el freno al fútbol español, sino en el mismo momento en el que estas sociedades anónimas deportivas dejen de pensar exclusivamente en los éxitos deportivos y se dediquen a mirar un poco el apartado de los beneficios. No deberían permitirse fichajes estratosféricos en los que supuestamente se desembolsan cantidades ingentes de dinero.

Así no es de extrañar que en los últimos años hayan aterrizado en nuestro fútbol los jeques provenientes de los países más ricos del planeta. Uno de ellos, Ali Syed, que se hizo cargo del Racing de Santander, ha llevado al equipo a la ruina tanto económica como deportiva. El más conocido de todos, Al Thani, jeque del Málaga, ha consolidado un proyecto que ha llevado al equipo a la Champions, pero que ahora parece que se tambalea.

Lo cierto es que Hacienda ya está empezando a tomar unas medidas más drásticas y severas. Del todo vale ha pasado ahora a la tolerancia cero. O se llevan los pagos al día con jugadores, técnicos y personal, o ese equipo no puede competir. Sin embargo, al haber menos ingresos la capacidad para reducir la deuda es nula. Los derechos de televisión no han crecido, las ayudas públicas se han visto mermadas…

¿Hasta cuándo? Pues en algunos casos incluso hasta la liquidación total o hasta la prohibición de competir en Europa, como le ha sucedido al Málaga. El que gaste más que ingresa comenzará a sufrir las consecuencias. El tiempo del aquí paz y después gloria parece que se acaba en el fútbol español.