Emprendedores, Empresas, Mercado Laboral »

Emprender, cuestión de actitud: Aspectos clave a tener en cuenta

Ximo Estrelles

Startup, crowdfunding, networking, aceleradores de empresas, coworking… está de moda emprender. Esta alternativa al seguro y estable trabajo por cuenta ajena parece casi una opción de obligada valoración para los desempleados, movidos por el nuevo boom llamado cultura emprendedora y que ha servido de caldo de cultivo para nuevas profesiones de apoyo a quienes si optan por arriesgarse.

Entonces, ¿todos los desempleados deberían plantearse emprender?, la respuesta parece evidente, no. La primera cuestión a tener en cuenta es si se cuenta con una idea de negocio con potencial, algo que podremos valorar a través de nuestra plan de empresa y el pertinente estudio de mercado. No se trata de dar con el producto que revolucione el mercado, puede ser simplemente mejorar algo ya existente mejorando su calidad o prestaciones. Google o iPhone no fueron los primeros en su sector pero si revolucionaron sus mercados ofreciendo algo que no consiguieron sus competidores. El plan de empresa es uno de los aspectos clave, no solo porque nos ayudará a conocer el potencial de nuestra idea, si no que nos servirá de carta de presentación ante inversores y otras empresas con las que nos interese colaborar, así como de modelo base sobre el que valorar el crecimiento y evolución de nuestro negocio.

Pero, ¿es suficiente con una buena idea?, de nuevo la respuesta es no. Aunque no vamos a caer en el romanticismo de la idea de que un emprendedor nace ya siéndolo, si que existen ciertas cualidades que debe poseer como la inquietud, la creatividad y ese punto de locura que siempre hace falta. Nunca es buen momento para emprender, por lo que aunque existe la posibilidad de aprender a ser emprendedor, a través del coaching, las escuelas de negocios, etc., está claro que emprender, es cuestión de actitud. Una persona conformista, cómoda y que persigue seguridad laboral y/o económica, difícilmente podrá llevar a cabo una idea de negocio adelante. Los primeros pasos serán difíciles, llenos de momentos de dudas, trabas y detractores, pero si la actitud es la correcta y se cree firmemente en el proyecto, la garantía de éxito es máxima. La actitud es una de los pilares sobre los que se sustenta una historia de éxito empresarial.

La fórmula perfecta se compondría de:

Terminando con la frase no te diré que será fácil, pero si que valdrá la pena, os animo a emprender. Cree en tu idea y capacidad, da el paso. Hoy es el día y ahora el momento, hoy puedes dar por cerrada la crisis para ti y empezar a trabajar en tu propio proyecto. Emprender es cuestión de actitud, ¿tú la tienes?