Fiscalidad »

Gestión del IVA en la venta de apps en iTunes, Google Play o Windows Marketplace

Gonzalo Royo

Recientemente, la venta de aplicaciones móviles esta en auge. Cada día aumenta el número de descargas y por consiguiente los beneficios para sus autores. Cada vez somos más los que decidimos embarcarnos en la aventura de crear y poner en venta una app diseñada para móvil o tablet.

Pero hemos de tener en cuenta los aspectos fiscales que afecta a la venta de aplicaciones:

  1. Como anticipo aclarar que la venta de aplicaciones está considerada una prestación de servicios, y no una venta como tal. Esto hace que se apliquen normas fiscales distintas a las que en un principio podemos pensar.

  2. Si el comprador reside en España, debemos aplicar el 21% de IVA. También se aplica esto a los residentes en la Comunidad Europea, siempre y cuando no estén inscritos en el Registro de Operadores Intracomunitarios en ese caso aplicamos el IVA al 0%. El resto de compradores extranjeros son operaciones no sujetas al IVA.

  3. Si nuestros ingresos son de una cuantía pequeña, podemos evitar tener que darnos de alta como autónomos pero sin embargo, debemos darnos de alta en el servicio gratuito de actividades económicas y declarar el IVA trimestral.

  4. En el caso particular de Apple ya esta pagando el IVA en Luxemburgo, y lo descuenta del precio de venta, junto a su comisión del 30%. Ya que Apple se encarga de pagar las tasas por adelantado en la comunidad Europea. Aunque debemos darnos de alta en el formulario 036, en calidad de operador intracomunitario. En la declaración de IVA trimestral, declarar que el IVA que devengamos es cero, porque ya lo ha pagado iTunes SARL.

En la mayoría de las ventas debemos declarar a Hacienda el IRPF de los ingresos. Si los ingresos son habituales y superiores al Salario Mínimo Interprofesional, debemos también darnos de alta como autónomos.

Por útimo recordaros que en los pagos virtuales, sale reflejado el domicilio del comprador por el origen de la cuenta de pago y nos sirve para justificar adecuadamente el devengo del IVA en la comprobación tributaria.