Inversiones »

¿Se puede invertir en una SICAV?

Cristina Torres

Las SICAVs se han puesto de moda últimamente por el hecho de que son las sociedades que menos pagan en España. De hecho, con uno de los esfuerzos fiscales ciudadanos más altos de toda la Unión Europea que soportamos actualmente los españoles, en más de una ocasión se ha alzado la voz para precisamente denunciar el hecho de que deberían desaparecer como tal. En todo caso, hoy no queremos debatir el tema más candente, sino contarte algo que probablemente no sepas. Hoy hablamos de si se puede invertir en una SICAV.

Cotización en el MAB

Las SICAV son sociedades que necesitan contar con al menos 100 socios diferentes y tener como mínimo un capital social de 2,4 millones de euros. Si se cumplen estos requisitos, la empresa tributa al 1%, un porcentaje que no es nada si se compara con el que tributamos el resto de los españoles, tanto personas físicas como entidades jurídicas. Explicado por encima el concepto de SICAV, cabe destacar que en España actualmente tenemos un total de 3055 empresas de este tipo y la mayoría de ellas cotizan en el mercado MAB.

Que precisamente coticen en ese mercado pone las cosas más sencillas al inversor de a pie, ya que puede invertir su dinero en este tipo de empresas, algo que no es comúnmente conocido. Eso significa que cualquiera que quiera invertir en ellas puede hacerlo a través de las entidades bancarias autorizadas. El trámite es bastante simple, y por lo general este tipo de sociedades utiliza el módulo fixing como sistema de cotización con dos subastas diarias, una a las 12 y otra a las 16 horas.

Eso sí, invertir en una SICAV puede resultar a simple vista muy rentable y bastante más sencillo y asequible de lo que podríamos habernos imaginado, pero al proceso habría que añadir las tasas que nos cobra la MAB, las tasas que nos cobra la entidad bancaria, y aquellas que gestiona la sociedad encargada de todo el procedimiento. En todo caso, aunque se debe valorar inversión por inversión, es importante saber que esta vía existe.

Imagen: Fernando Reyes Palencia