Cómo contabilizar correctamente los préstamos

Cómo contabilizar correctamente los préstamos

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Retomamos el tema de la contabilidad, en esta ocasión vamos a explicar cómo contabilizar debidamente los préstamos. En numerosas ocasiones, ya sea por falta de tiempo o dejadez, no tenemos en cuenta todos los aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de contabilizar los préstamos.

Préstamos

En primer lugar se contabilizará el préstamo en sí mismo. Supongamos un préstamo a largo plazo que cobramos directamente en el banco. En este caso, el asiento a realizar sería simplemente el siguiente:

                       Importe préstamo – 572 a 
                                               170 – Importe préstamo

De este modo la contabilidad refleja la entrada del dinero en el banco (572) y también la deuda en la correspondiente cuenta de préstamos a largo plazo con entidades de crédito (170).

Una vez hayamos contabilizado el préstamo en sí, lo siguiente será ir contabilizando las cuotas correspondientes con las que iremos saldando la deuda. Para ello deberemos hacernos con el cuadro de amortización del préstamo, este cuadro será facilitado por la entidad financiera correspondiente. En el cuadro de amortización se detalla el importe a pagar en cada cuota del préstamo y de este se desglosa la parte del importe que corresponde al capital y la parte que corresponde a los intereses.

En primer lugar deberá realizarse la reclasificación del largo al corto plazo. Con el cuadro de amortización podemos saber el capital que devolveremos en el año en curso y por tanto esa deuda deja de ser deuda a largo plazo y se convierte en deuda a corto plazo puesto que vence en ese mismo año. Para hacer la reclasificación deberemos hacer el siguiente asiento:

         Cantidad a reclasificar XXX – 170 a
                                             520 – Cantidad a reclasificar XXX

Mediante este asiento estaremos redistribuyendo una parte de la deuda a largo plazo (170) a una cuenta de deudas a corto plazo (520). De este modo tendremos una mejor visión del endeudamiento de la empresa, tanto a largo plazo como a corto plazo. Por este motivo es recomendable hacer la reclasificación anualmente, aunque estrictamente debería hacerse de forma mensual ya que si recordamos la definición de pasivo corriente, aquella deuda que tiene un vencimiento inferior al año, al finalizar el mes de enero del año en curso, la deuda de enero del año siguiente ya es inferior al año y habría que regularizarla. Como se entiende que son demasiadas regularizaciones, lo idóneo es hacerlo anualmente como antes se ha comentado.

Recapitulando, hasta aquí tan sólo hemos contabilizado el préstamo en su totalidad como deuda a largo plazo y hemos hecho la reclasificación correpsondiente según nuestro cuadro de amortización. El siguiente paso consiste en contabilizar las cuotas. La cuota se contabiliza mediante el siguiente asiento:

                            Capital amortizado – 520
                            Intereses – 6623       a
                                                     Cuota total – 410

Para contabilizar las cuotas recomiendo crear una cuenta de acreedor (410.XX) para ir controlando los importes correspondientes a las cuotas. Con este asiento se minora, con cada cuota que se contabiliza, el importe de la deuda a corto plazo (520) y se introduce el gasto correspondiente por los intereses (6623). En el haber del asiento utilizamos una cuenta de terceros acreedora (410.XX) a la que posteriormente enviaremos el pago de la cuota, de este modo controlamos por un lado la deuda y por otro el pago de la deuda.

Una vez tengamos las cuotas del ejercicio actual introducidas, la cuenta 520 quedará a cero ya que la suma de las cuotas de todo el año coincidirá con la reclasificación realizada anteriormente.

Finalmente, el asiento a realizar cuando se efectuá el pago de la cuota sería:

                         Cuota total – 410 a
                                              572 – Cuota total

Una vez se hayan pagado todas las cuotas, la cuenta del tercero que habíamos creado para controlar los pagos quedará a cero.

Gracias a estos cuatro asientos llevaremos un mayor control sobre la estructura de los préstamos de nuestra contabilidad y también de los pagos correspondientes a dichos préstamos.

Archivado en Contabilidad, Préstamos
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (13)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs