Emprendedores »

Comparativa de ser autónomo entre España y Alemania

Adrián Izquierdo Rodríguez

En un escenario económico como el actual en el que es tan difícil encontrar trabajo, muchos españoles deciden probar fortuna fuera de nuestras fronteras. Desde el año 2008, casi 400.000 españoles emigraron en busca de un futuro mejor. En el presente artículo vamos a ver las principales diferencias de ser autónomo en España respecto a serlo en Alemania.

Cómo hacerse autónomo

Como muchos de vosotros ya sabréis, para darse de alta como autónomo en España hay que realizar diferentes trámites. Hay cuatro trámites básicos necesarios para cualquier autónomo y deben realizarse antes de comenzar la actividad.

En el caso de que queramos darnos de alta como autónomos en Alemania, deberemos cumplir una serie de requisitos. El primero de ellos, obviamente, es tener un conocimiento del idioma que nos permita tener relaciones comerciales con nuestros proveedores y clientes. Además, también son necesarios unos cuantos trámites:

Los trámites a realizar para darse de alta como autónomos son más numerosos en el caso español que en el caso alemán. En este aspecto el país germano facilita las cosas a aquellos que deseen trabajar por su cuenta, algo de lo que se debería tomar ejemplo.

Cuánto vale ser autónomo

Hasta hace relativamente poco tiempo, ser autónomo en España era caro. A partir de la entrada en vigor de la Ley de Emprendedores, las barreras de entrada para ser autónomo han disminuido. Sin embargo, en comparación con otros países, ser autónomo en España todavía sigue siendo relativamente caro.

A diferencia de en el caso español, en Alemania si eres menor de 30 años y no facturas más de 17.500 euros al año, estás exento de de pagar el IVA. No obstante, en el caso de no estar exento, la declaración del IVA se realiza de forma mensual y no trimestral.

Aunque el punto anterior signifique una ventaja respecto al autónomo español, no hay que olvidar que los impuestos y los precios en Alemania son superiores a los de España. Además, teniendo en cuenta que el punto anterior solo afecta a los que menos ganan, no está tan claro que el escenario alemán sea mejor que el español en este caso.

Algo parecido ocurre con la cuota a la Seguridad Social. En Alemania la cuota se compone de dos partes, la primera de ellas es una cuota de 140 euros en concepto de Seguridad Social. La segunda parte consiste en un seguro obligatorio de salud que representa una prima de alrededor de 200 euros. En el caso de no alcanzar los 1.700 euros netos al mes, el autónomo estaría exento de pagar la primera parte de la cuota, es decir, los 140€. No hay mucha diferencia respecto al caso español, si tenemos en cuenta que la mayoría de los autónomos escogen la base mínima de cotización, por lo que la cuota de autónomo que se paga mensualmentes es de 261,83 euros mensuales.

En este punto también es más ventajoso darse de alta como autónomo en España ya que la cuota de autónomo es más asequible, además de las últimas reformas que aún la minoran más. Al no haber diferencias sustanciales en el coste del autónomo, el coste no se le puede considerar un factor de decisión, para ello habría que fijarse en otras características tales como las salidas profesionales en uno y otro sitio, así como la demanda de trabajo.