Conceptos »

La diversificación no relacionada

Gonzalo Royo

Tras el repaso a la diversificación relacionada, ahora detallamos la diversificación no relacionada o, también llamada, conglomerada.

Supone la forma más drástica de crecimiento para la empresa, representa una ruptura con la situación anterior, mediante la cual la empresa se aventura en industrias alejadas de su actividad tradicional.

Los objetivos básicos se suelen plantear alrededor de la consecución de mayores rentabilidades al acudir a industrias altamente atractivas y la reducción del riesgo global. Los distintos negocios son observados como componentes de una cartera de inversiones en la que se busca principalmente la obtención de sinergias financieras, mediante la mejor asignación posible de recursos financieros entre los distintos negocios.

Es bastante difícil la generación de otro tipo de sinergias. Aparte de las financieras, quizás las únicas sinergias que pudieran aparecer son las directivas, derivadas de la posibilidad de aplicar la capacidad genérica de la dirección para afrontar y resolver problemas.

Razones para la diversificación no relacionada

Riesgos de la diversificación no relacionada

Diversificación empresarial y resultados

Durante los años 60 y 70 se pone de moda diversificar, las matrices de cartera y vuelta atrás. Las conclusiones, son las siguientes:

Los resultados se incrementan conforme la empresa cambia de una estrategia de negocio único hacia una diversificación relacionada. Los resultados se reducen conforme las empresas cambian de una diversificación relacionada a una no relacionada. Si los problemas derivados del proceso de diversificación crecen, entonces los resultados perjudican notablemente a las empresas conglomeradas. La superioridad de la diversificación relacionada depende del éxito en la dirección de diversificación.