Problemas organizativos de las unidades estratégicas de negocio

Problemas organizativos de las unidades estratégicas de negocio

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Zona urbanizable

Tras el análisis de los criterios de delimitación, ahora vemos los problemas organizativos en la utilización de las Unidades Estratégicas de Negocio.

El primero de estos problemas que se plantea es si las UEN deben coincidir o no con otras unidades organizativas existentes (divisiones, departamentos…). La coherencia entre el diseño de las UEN y el de las unidades organizativas se convierte en un factor clave para el éxito de las empresas diversificadas.

En la elección de soluciones organizativas internas de las empresas diversificadas, surgen dos problemas relevantes:

Número y tamaño de las UEN

Cuántas UEN hay que definir y el tamaño que debe tener cada una de ellas. Se puede utilizar un doble criterio:

  • Cuando lo relevante sea la formulación de estrategias, este problema debiera resolverse atendiendo a la similitud de mercados, productos y/o ventajas competitivas de las distintas actividades.

  • Cuando el criterio prioritario sea la factibilidad de la puesta en marcha y el control de las estrategias, el número y tamaño de UEN debe ajustarse a los criterios habituales de diseño organizativo.

La solución pasa necesariamente por un equilibrio entre estos dos criterios contrapuestos. Las UEN deberían ser suficientemente grandes como para que puedan ser suficientemente independientes y a su vez, suficientemente pequeñas para que pueda conseguirse una clara homogeneidad de su segmento estratégico de modo que pueda definirse una estrategia competitiva autónoma.

Grado de responsabilidad asignado a las UEN

El nivel de responsabilidad que asumen en la formulación, puesta en marcha y control de la estrategia competitiva. A medida que las UEN tienen mayor autonomía se tiende a perder la visión global de la empresa.

Choca con la visión de la empresa basada en los recursos y capacidades por la que éstos deben ser compartidos por los distintos negocios, generando sinergias. Si la coordinación y asignación de recursos la establece la oficina central, el grado de autonomía de las UEN tiende a decrecer.

El grado de autonomía que se debe conceder a las UEN no es independiente del tipo de estrategia seguida. La autonomía suele ser mayor con estrategias de diversificación no relacionada que con las de diversificación relacionada. La autonomía de las UEN necesita ser mayor si ésta sigue una estrategia de diferenciación de producto que si es de liderazgo en costes.

Archivado en Costes, Empresa, Sinergias, Unidades Estratégicas de Negocio
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (6)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs