Mercado Laboral »

¿El culpable de los parados de larga duración?: Los subsidios

Cristina Torres

¿Cómo es posible que tengamos la tasa de desempleo actual en España? ¿Podríamos encontrar un culpable o un factor que explique en gran medida la situación de paro de nuestro país, sobre todo en cuanto a los parados de larga duración? Fedea parece tenerlo claro. Los subsidios que se dan a los parados de larga duración hacen que estos tengan menos interés por volver al mercado laboral. El último estudio publicado por la entidad insiste en una idea bastante rancia que no se cumple en otros países. Según sus conclusiones, solo un 5% de parados con subsidios han logrado empleo el año pasado. Frente a ellos, un 95% de desempleados sin ayuda lograron colocarse.

Aunque no hay mención política explícita, se ve a las leguas que el estudio intenta sostener las teorías más liberales y conservadoras de que si a la gente le damos lo mínimo, enseguida se conforman. Se olvidan sin embargo, que se supone que buscamos el Estado del bienestar en el que todos podamos vivir dignamente. Y también del pequeño detalle de que esos subsidios y ayudas se pagan con impuestos, los cuales por cierto, se han incrementado a las nubes. Además, tras el recortazo que se hizo a la prestación contributiva por desempleo, creo que conclusiones sacadas de más una chistera ajustando las estadísticas a lo que queremos expresar, no coinciden demasiado con lo que la mayoría de los ciudadanos perciben.

Las últimas encuestas afirman que seguimos destruyendo puestos de trabajo. Eso es un hecho. Tenemos el porcentaje de desempleados más alto de toda Europa, y también que buena parte del mundo. El paro juvenil afecta ya a más del 55% de los españoles. Se han tomado pocas, poco prácticas y nada arriesgadas medidas. Y aún así, a la hora de buscar un “culpable” ¿aún van a ser los que en realidad sufren las consecuencias del sistema que hemos creado? Creo que el testeo de opinión que pretendía el estudio para ver cómo sentaría un nuevo recorte en subsidios no ha caído muy bien. Ya no estamos para bromas…

Imagen: Daquella manera