Utilizamos a diario el coste de oportunidad

Utilizamos a diario el coste de oportunidad

COMPARTIR 0 TWITTEAR

Tablero Ajedrez

El concepto de Coste de oportunidad, es un concepto con múltiples significados, o más concretamente, múltiples ámbitos en los que se puede aplicar, y no solo en la economía, si no que, hasta en nuestra vida personal utilizamos el coste de oportunidad.

En el ámbito de la economía, el coste de oportunidad o coste alternativo designa el coste de la inversión de los recursos disponibles, en una oportunidad económica, a costa de la mejor inversión alternativa disponible, o también el valor de la mejor opción no realizada. El término fue acuñado por Friedrich von Wieser en su Teoría de la Economía Social en 1914.

El coste de oportunidad entra en un mundo de limitados recursos y de muchas oportunidades disponibles.

En el ámbito ya más personal, el coste de oportunidad es muy importante, ya que, a la hora de tomar decisiones, siempre querremos obtener la mayor rentabilidad esperada. Supongamos que vamos al supermercado a comprar alimentos para la comida del día, y disponemos de cinco euros. Con ese presupuesto tenemos que elegir entre comprar carne o pescado. El coste de oportunidad equivale a la opción que desechemos.

Y es que, en muchas ocasiones se nos plantean situaciones en la vida en las que tenemos que elegir entre dos o incluso más opciones. El coste de oportunidad en caso de que haya tres o más opciones será el equivalente a la opción más valiosa de las que no tomemos.

No todas las decisiones personales son económicas. Si tenemos una tarde libre para ir a hacer deporte o leer un libro, el coste de oportunidad en este caso, también será la opción que no escojamos, y en este caso, no sería monetaria.

Constantemente las empresas deben tomar decisiones de inversión y financiación, con las que intentar optimizar los recursos disponibles con el objetivo de maximizar su beneficio privado. De esta manera analizan coste de oportunidad a la hora de decidir las acciones a realizar.

Podemos ponernos también en el caso de los Estados, que deben gestionar los bienes económicos del país, y teniendo en cuenta que los recursos son escasos, deben decidir como gestionar los presupuestos para maximizar los objetivos de la mayoría de los ciudadanos. Aquí también tendrán en cuenta el coste de oportunidad a la hora de tomar estas decisiones.

En conclusión, vemos que lo que da sentido al coste de oportunidad es que no existen recursos ilimitados como para que no tengamos que renunciar siempre a otras opciones. Es un concepto muy subjetivo, ya que las decisiones son personales y cada persona puede ver de manera distinta las decisiones más valiosas. Así que, debemos tener muy claro en cuanto valoramos las opción no escogida, porque cuanto mejor lo calculemos, más exacto será el coste de oportunidad.

Archivado en Coste de oportunidad, Economía, Inversiones
COMPARTIR 0 TWITTEAR

Comentarios (9)

Usa tu cuenta de Facebook para dejar tu opinión.

¿Te ha gustado? ¡No te pierdas nada más!

follow us in feedly

Nuestros blogs