Conceptos »

Justificación del desarrollo externo y su diferenciación

Gonzalo Royo

Se entiende por desarrollo interno el que la empresa realiza por medio de inversiones en su propia estructura mediante la construcción de nuevas instalaciones, contratación de personal, compra de maquinaria… Supone la inversión en nuevos factores de producción que hacen aumentar la capacidad productiva de la empresa. Es la forma convencional mediante la cual la empresa crece, incrementando su tamaño. La empresa despliega sus competencias esenciales que pueden ser dirigidas tanto hacia la ampliación de sus negocios actuales como hacia la introducción en otros nuevos.

El desarrollo externo es aquel tipo de crecimiento que resulta de la adquisición, participación, asociación o control, por parte de una empresa, de otras empresas o de activos de otras empresas que ya estaban en funcionamiento. Consigue así un mayor tamaño mediante la incorporación a su patrimonio de la capacidad productiva correspondiente a la empresa o activos integrados. Se materializa adquiriendo capacidades de producción ya existentes, no representa un aumento de la inversión real, sino que un conjunto más o menos importante de activos productivos cambia de propiedad. La empresa implicada crece pero no lo hace el sistema económico ya que la capacidad productiva resultante es la misma que antes tenían las empresas por separado. Es la forma típica de crecimiento de países avanzados (capitalismo financiero).

Justificación del desarrollo externo

Motivos de eficiencia económica

Motivos de poder de mercado

Otros motivos