Conceptos »

Los acuerdos accionariales: Empresa conjunta o Joint Venture

Gonzalo Royo

Los acuerdos accionariales, se diferencian de los contractuales porque el proyecto de colaboración entre empresas implica la adquisición de acciones de una empresa por parte de al menos uno de los socios participantes. Puede ser para crear una empresa nueva (empresa conjunta) para reforzar la interacción entre las empresas que se asocian mediante el intercambio o permuta de acciones o para apoyar el proyecto de otra empresa en el que se está interesada mediante participaciones minoritarias.

Empresa conjunta o “joint-venture”

Consiste en un acuerdo por el que dos o más empresas independientes crean una nueva empresa para desarrollar a través de ella una actividad de colaboración. La creación de una empresa independiente hace que el proyecto de cooperación tenga unos objetivos y actividades claramente delimitados, unos activos físicos y humanos asignados de manera específica y unas responsabilidades directivas definidas.

Se configura con personalidad propia y realiza negocios por sí misma y en beneficio propio, aunque coordinada con los objetivos estratégicos de las empresas matrices que dan lugar a la cooperación. Las empresas “padres” aportan las inversiones financieras necesarias pero también suelen aportar personal, tecnología, activos… Junto con la participación en la toma de decisiones estratégicas del proyecto. Los socios del acuerdo no sólo comparten las inversiones y riesgos sino los resultados que del mismo se deriven. La empresa conjunta no suele desarrollar las actividades centrales o esenciales de las empresas matrices.

La empresa conjunta puede ser horizontal, si se realiza entre competidores directos y la empresa “hija” actúa en el mismo sector, o vertical, si se realiza entre dos empresas con las que la “hija” se relaciona en términos de proveedor cliente. Las empresas conjuntas pueden ser igualitarias (los socios participan a partes iguales) y mayoritarias (un socio posee la mayoría del capital y, por tanto, el control del acuerdo).

También pueden ser nacionales o internacionales, las empresas conjuntas suelen ser más frecuentes en sectores emergentes y en sectores maduros caracterizados por una fuerte inestabilidad en la demanda.

La empresa conjunta representa un mecanismo flexible, eficaz, rápido y relativamente poco costoso, para acceder a la tecnología, abaratar los costes de producción o acceder a otros mercados. Sintetiza mejor que ninguna otra alternativa las ventajas de la cooperación empresarial en torno a la flexibilidad y la eficacia que la caracterizan. Podemos considerar que el motivo que hace tan usual la empresa conjunta frente a otras formas de cooperación es la minimización de los costes de transacción.

Imagen: William Murphy