Actualidad »

Los afectados por la dación en pago verán extenta su deuda

Gonzalo Royo

Se ha tomado la decisión por parte del gobierno de aprovechar la reforma fiscal para aliviar el castigo que la normativa tributaria infligía a dos grupos de víctimas de la crisis económica de los últimos años.

De un lado, los deudores hipotecarios que se veían obligados a entregar su casa por no poder pagar la hipoteca, pues la norma tributaria venía a interpretar que con la dación en pago lograban plusvalías y además de perder la vivienda tenían que pagar a Hacienda por ello. De otro, las víctimas de la inversión en preferentes.

Se llegó a la conclusión por parte de Hacienda de que ese tratamiento fiscal no era el más apropiado y en ocasiones venía a agravar el drama que atravesaban algunos damnificados de la crisis. Por eso, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha decidido corregir esa situación en la reforma fiscal que el viernes estudió el Consejo de Ministros.

Estamos ante una situación especialmente sangrante en el caso de quienes se ven forzados a entregar su casa por no poder pagarla. Con carácter general, cuando un contribuyente ofrece su vivienda para saldar la deuda hipotecaria ante la imposibilidad de afrontar el pago, Hacienda interpreta que obtiene una ganancia sujeta al IRPF si el valor total de la deuda pendiente que se cancela supera el valor de la vivienda adquirida.

Estos ingresos se integran en la base imponible del ahorro, al derivarse de la transmisión de un inmueble por el contribuyente. El Gobierno ya dio un primer paso al declarar exenta del IRPF esa ganancia patrimonial en las daciones en pago de hipotecas para compra de vivienda habitual de los contribuyentes.

La restrictiva definición del umbral de exclusión, dejaba fuera a muchos supuestos en que el contribuyente no solo perdía su casa sino que además tenía que pagar impuestos por unas plusvalías que solo eran reales en los ordenadores de Hacienda. Ahora, esa supuesta ganancia patrimonial se declarará exenta aunque los afectados no estén en el umbral de exclusión, según fuentes conocedoras de la reforma.

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) calcula que, según los datos de Banco de España, unas 15.000 familias al año se podrían beneficiar de este cambio fiscal que les permitirá ahorrarse unos 10.000 euros de media.

Una de las dudas sin ser aclarada es cómo quedará el mínimo personal de 5.151 euros con carácter general y uno de los instrumentos que afectan a la progresividad del sistema. También tiene que explicar qué hará con la reducción del rendimiento del trabajo (2.652 euros) que afecta a la cuota íntegra del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.