Inversiones »

El Rincón del Inversor: Invertir en Crowdlending

David Pazos Carballal

La falta de financiación, y la desaparición de una rentabilidad aceptable en productos más o menos seguros, hace que sea necesario buscar otros horizontes de inversión.

En España el producto que se lleva la palma a la hora de gestionar el ahorro son los depósitos. Cuando invertimos un depósito lo que estamos haciendo es prestarle dinero a un banco, que después se lo va a prestar a una familia o a una empresa. El objetivo del banco es llevarse un margen entre los intereses pagados y cobrados. Pero, ¿y si queremos invertir directamente en las empresas?

En el caso de empresas grandes, podemos hacerlo a través de los mercados bursátiles, tanto directamente invirtiendo en sus acciones y acudiendo a sus ampliaciones de capital, o mediante vehículos de inversión como los fondos de inversión.

En el caso de que nuestra intención sea invertir en empresas más pequeñas, hoy en día la tecnología y la nueva regulación nos lo pone al alcance de nuestras manos.

El sistema de inversión en empresas más conocido es el denominado crowdfunding, esto consiste en la inversión directa en el capital de la empresa. A través de una plataforma web, se nos presenta un proyecto y nosotros tenemos la posibilidad de invertir en él haciéndonos socios de la misma.

Otro sistema de inversión, objetivo de este artículo, es el crowdlending. En este sistema, en lugar de formar parte del accionariado de la empresa, lo que estamos haciendo es un préstamo a la misma, a cambio de un tipo de interés. Desde mi punto de vista resulta más atractiva para el invesor pues:

Al contrario que en el crowdfunding, en el crowdlending, se marca unos plazos de devolución de la inversión. Además el tipo de interés es conocido de antemano, o es fijado a elección del inversor en una subasta.

Por el contrario, también en este tipo de inversiones corremos ciertos riesgos:

El consejo ante este tipo de inversiones es la muy alta diversificación, los altos tipos de interés que ofrecen hace que si diversificamos en muchas inversiones distintas, y en distintas plataformas, podamos obtener una rentabilidad positiva pese a que en alguno de nuestros casos de inversión no recuperemos lo invertido. De ahí la nueva regulación del gobierno, en la que limita a 3.000 euros por proyecto, y 6.000 euros por plataforma.

Pese a que en España todavía no está altamente desarrollado, ya existe y puedes invertir en proyectos prestándoles tu dinero a cambio de un tipo de interés.

¿Tienes experiencia en este tipo de inversiones? ¿Conoces o gestionas alguna plataforma dedicada a ello? Estaríamos encantados de que compartieras nuestras impresiones en los comentarios.