Actualidad »

Desigualdades entre ricos y pobres en España

Gonzalo Royo

No se puede dudar de que la crisis ha golpeado con más intensidad a España que al resto de los países desarrollados, sobre todo en lo que concierne a la desigualdad social, según ha denunciado este jueves la OCDE. El motivo es que la escalada del paro y la caída de las rentas, dos fenómenos que en España han tenido especial virulencia, no han afectado por igual a los ciudadanos, cebándose con los más vulnerables.

Dentro de este dramático fenómeno de la crisis, la sociedad española ha sido, junto a la griega, la peor parada por la crisis económica de los últimos años.

Concretamente, con datos cerrados a 2011, la desigualdad en los ingresos, excluyendo el efecto de las prestaciones sociales, se amplió en España y Grecia en 1,5 y 3 puntos respecto a 2010. En Alemania, Luxemburgo y Portugal, la desigualdad se incrementó en más de un punto, mientras que descendió en Australia, Canadá, Irlanda, Suecia e Israel.

La OCDE señala en su informe que los impuestos y las transferencias, como las prestaciones por desempleo, han ayudado a mitigar el impacto en los ingresos disponibles, donde la desigualdad ha aumentado de forma menos pronunciada.

Sin embargo, la institución alerta de que la brecha entre ricos y pobres siguió aumentando, de manera que en 2011 el 10% más rico de la sociedad en los países de la OCDE obtuvo 9,6 veces más de ingresos que el 10% más pobre, frente a 9,3 veces en 2007. El informe constata que la renta real disponible de los hogares se estancó en 2011 por cuarto año consecutivo.

La OCDE también aclara que México, Chile, Turquía y Estados Unidos fueron los países con mayores desigualdades entre ricos y pobres, mientras que Dinamarca, Eslovenia, Finlandia y la República Checa fueron los países más equitativos.

La pobreza ha aumentado en muchos países desde 2007, eliminando la mayor parte de las mejoras en los niveles de vida alcanzados por los hogares de bajos ingresos en los 20 años previos a la crisis. La proporción de personas con menos de la mitad del ingreso medio real vigente en el año 2005 se elevó, por ejemplo, en 15 puntos porcentuales en Grecia, y en 8 puntos en España e Irlanda.

Se confirma que los jóvenes y los niños están sustituyendo a los ancianos como el grupo con mayor riesgo de pobreza. En 2011, las personas de entre 66 y 75 años se enfrentaron a un riesgo de pobreza un 25% menor que la media de la población y entre todos los grupos, la más baja.