Ahorro »

Guerra de finanzas personales: solteros vs casados

Gonzalo Royo

La sociedad española ha ido evolucionando hasta el punto de que cada vez es más frecuente encontrar personas que han decidido no casarse, ni convivir en pareja. También han aumentado los divorcios y las separaciones. Nos preguntamos pues, ¿sale más rentable económicamente estar soltero o casado?

Contando los gastos per cápita, los gastos en pareja resultan ser inferiores. Si contásemos también con que los dos miembros de una pareja trabajan, los ahorros serán mayores. Es más barato que dos personas alquilen un piso de un dormitorio a que alquilen dos, o paguen dos hipotecas con dos comunidades y un sin fin más de gastos compartidos.

Los solteros pueden llegar a tener mayor estrés financiero que los casados. Viviendo en pareja se puede tener un apoyo mutuo en caso de que vengan momentos complicados en la economía familiar.

Según un reciente estudio, los hombres españoles solteros gastan más de 1.200 euros anuales en la búsqueda de pareja. Las mujeres en cambio gastan alrededor de la mitad de esa cifra. Este dinero se reparte entre el gasto en sí y el dedicado a arreglarse para las citas, aspecto en el que las mujeres gastan más.

Vivir en pareja puede ser más beneficioso fiscalmente para algunas parejas, pero esto es sólo en los casos en los que merece la pena presentar la declaración conjunta. Asimismo aquellas empresas que ofrecen el seguro médico a sus empleados y familia, no se lo ofrecen a los que se quedan solos.

Las parejas casadas aumentan más su riqueza que las personas solteras. Parece que el casarse anima a ahorrar más, o al menos a invertir más. Ya vimos un servicio para la gestión de finanzas personales que podría ser usada por estas personas.

Normalmente, los solteros son menos propensos a comprar vivienda que los casados, de modo que si la vivienda es el principal activo de las familias y la amortización de la hipoteca una de las principales maneras de ahorrar, es lógico que la opción del alquiler por personas solas no de los mismos beneficios que da la compra de vivienda por personas en pareja. De cara al futuro, habrá que tener cuidado con los planes de pensiones privados contratados normalmente por parejas.

Así pues, estar casado no garantiza una posición desahogada financieramente hablando, porque los matrimonios se pueden acabar en un divorcio. Esto es bastante desastroso para las finanzas, porque según un estudio un divorcio destruye la riqueza en un 75%, al contrario del 50% de lo que se esperaría de una pareja media.

Siempre tenemos en cuenta la edad, ya que, a medida que avanzamos en nuestra carrera laboral solemos ganar más por un lado, a ser más propensos a tener una vivienda en propiedad y a estar casados. Existe un libro que contiene más claves sobre la felicidad en el trabajo. Aún así, no está mal como advertencia para los solteros. Estos han de plantearse más en serio todavía sus finanzas personales.

Imagen: Princesa Yaiza Suite Hotel