Actualidad »

Nueva caída del crédito a empresas

Gonzalo Royo

El rescate europeo al sector financiero llegó en el año 2012, desde aquel momento, el crédito sigue llegando con dificultades al tejido empresarial español. Según los datos que ha publicado este martes el Banco de España, los nuevos préstamos concedidos por los bancos y antiguas cajas a las sociedades acumulan una caída del 12,5% en lo que va de año, con 140.000 millones de euros.

Se ha producido otro descenso del crédito que se explica por la fuerte contracción de los préstamos de más de un millón de euros, que solo en mayo se desploman en un 24% ante las dudas de las entidades por si recuperarán el dinero prestado. Por su parte, solo mejoran los que se sitúan por debajo de esta cantidad, que avanzan un 4,90%.

Estos préstamos se asocian tradicionalmente con la financiación a PYMES, identificarlos exclusivamente como créditos a pequeñas y medianas empresas puede llevar a error, ya que este tipo de sociedades también solicita créditos de más de un millón de euros. El Gobierno y, en especial, el Ministerio de Economía se han fijado como uno de sus objetivos prioritarios reactivar la financiación a las PYMES, sociedades de menos de 250 trabajadores.

Aunque, si la inyección de dinero público en la banca, un rescate acordado en junio de 2012 para garantizar la solvencia de las antiguas cajas, no ha cumplido su objetivo de asegurar la financiación a las empresas, sí se ha notado en los créditos a las familias. Según la estadística del Banco de España de mayo, los nuevos préstamos concedidos a los hogares aumentan un 12,8% en lo que va de 2014. En este periodo, los créditos autorizados por las entidades rozan los 24.000 millones.

Esta evolución del nuevo crédito, la deuda de los hogares y empresas mantuvo en mayo su lento pero imparable proceso de ajuste, según los datos publicados por el supervisor. En el primer caso, el saldo vivo de los créditos que las familias tienen pendiente de devolver a los bancos y antiguas cajas bajó un 4,6%, hasta situarse por debajo de los 770.000 millones por primera vez desde noviembre de 2006. En cuanto al total de la financiación al tejido empresarial, está en mínimos desde enero de 2007 con 1,04 billones.

Con el objetivo de recuperar la financiación a las empresas, el Banco Central Europeo puso en marcha a principios de mes un ambicioso conjunto de medidas, plan que también tiene como objetivo reanimar la exigua inflación que sufre Europa.

Una de las decisiones excepcionales del instituto emisor que destaca, es el recorte de los tipos de interés al mínimo histórico del 0,15% y la imposición de una tasa negativa a los depósitos por primera vez. Pero, de forma destacada, el presidente del BCE, decidió la reapertura de la barra libre de liquidez a largo plazo para las entidades, aunque condicionada a que efectivamente concediesen crédito.