Internacional »

La deuda real de España: 132,1% del PIB

Cristina Torres

Mucho se habla actualmente sobre la deuda pública. Lo cierto es que han salido varios titulares al respecto, porque la deuda española se acerca peligrosamente al 100% del PIB. Aún pese a que el actual ejecutivo había planteado a su gobierno como el de la austeridad, el problema que tiene España endeudándose es más grave de lo que nos cuentan, y para darse cuenta, tan solo hace falta dejarse llevar por la prensa económica, en la mayoría de los casos más independiente del mundo político que la tradicional. Hoy el titular más llamativo era el de que la deuda real de España ha alcanzado el 132,1% del PIB.

Lo primero que se te pasará por la cabeza es cómo ha aumentado un 32% sin que nadie se haya dado cuenta. La verdad es que tiene una explicación muy sencilla. La que forma parte de los titulares anteriores es la deuda que la Unión Europea contabiliza como la real, y la que usan los demás países. Pero hay otra parte de la deuda, la que se corresponde con el pasivo, que no se suma a esas cuentas, y que en el caso español está por las nubes.

Mientras que en 2011, cuando el gobierno actual tomó el poder, la deuda que contabiliza Europa era del 70,5%, mientras que la del pasivo sumaba ya la cifra de 20,1, haciendo un total de deuda del 90,6% del PIB; en el año 2013, nos hemos endeudado hasta las cejas. La deuda contabilizada por Europa sumaba 93,9%, y el pasivo se dispara al 38,2%. Juntos suman ese 132,1% del que hablábamos, e implican que desde 2011, la deuda total de España ha aumentado casi un 40%.

Precisamente por ello, porque parece haber entrado en una escalada que no se puede frenar, y porque no estamos en la mejor de las situaciones, muchas son las voces expertas que ven como única salida una re-estructuración ordenada de la deuda. El otro día lo dijeron en el Financial Times, ahora las voces que lo reclaman ya hablan español. Y parecen ser más y más, y no precisamente de la orientación política de la única formación que la ha defendido. Es más, pareciera que pronto más partidos tengan que contemplarlo, y que Europa se tenga que pronunciar sobre algo semejante, ya que España no es el único en esta situación.

Imagen: Images Money