Internacional »

Finlandia cambia de idea y sí re-negociaría la deuda griega

Cristina Torres

La idea de que Grecia necesita renegociar una deuda que la pone con la soga al cuello y cuya asfixia ha llegado a sus ciudadanos causando grandes males en la sociedad tiene cada vez más defensores. Varios prestigiosos economistas mantuvieron posturas que pudieran parecer en un principio populistas, pero que con sus argumentos parecen ser la salida más recomendable al territorio heleno. Aunque en Europa siempre se han mantenido bastante contrarios de forma generalizada, parece que algunos de sus detractores comienzan a cambiar de idea. Y ese es el caso de Finlandia.

El poder de Syriza

Finlandia era junto con otros países de la Unión Europea uno de los socios más negativos al plan de perdonar parte de la deuda a Grecia. Aunque documentos históricos muestran como el país nórdico sí se benefició de planes similares en el pasado, no parecía que aquello fuese motivo suficiente para convencerles. Sin embargo, ahora que se acercan las elecciones y los sondeos dan la victoria al partido Syriza, el cual asegura que tiene entre sus planes hacer una re-estructuración ordenada, parece que ha tocado el turno de pensárselo.

Hace una semana, el primer ministro finlandés había asegurado que bajo ningún concepto apostarían por la renegociación de la deuda griega. Ahora, ante preguntas de los periodistas, sorprende diciendo que estaría dispuesto a que Finlandia lo estudie. Aunque se ha criticado duramente el cambio de idea dentro del propio partido, también ha sido aplaudido por algunos sectores de la sociedad. La prensa ha llamado la atención acerca del hecho de que la pregunta se hizo ante la posibilidad de que Syriza sea quién gobierne en la próxima legislatura helena.

Y si antes era no y ahora es un tal vez, quizás todos aquellos impedimentos que en principio parecían muros incapaces de ser derrumbados hayan caído antes de lo esperado. Y al final, puede que Grecia vaya a una re-estructuración. ¿Sería más tarde el caso de España? Veremos…

Imagen: Sascha Kohlmann