Fiscalidad »

¿Qué pasa con la reducción de 400 euros por trabajo y actividades económicas?

Cristina Torres

La reforma fiscal ha entrado en vigor. En todo caso, no veremos las consecuencias que tiene en la declaración de la renta hasta el año 2016. Esto es así porque las declaraciones se presentan a año vencido, y por lo tanto, en 2015, estaremos rindiendo a la Administración Central las cuentas relativas al ejercicio de 2013. Sin embargo, eso no implica que no debamos preocuparnos de cómo quedarán nuestras finanzas para cuando toque mostrárselas a Hacienda. Y en este caso, ha habido una eliminación de reducción que sí se notará y mucho.

La reducción de los 400 euros

Hasta ahora, en la Declaración de la Renta y siempre sobre el resultado final a pagar, nos encontrábamos con que trabajadores que tuviesen rendimientos del trabajo, y cualquiera que tuviese rendimientos económicos, tenía derecho a aplicarse la reducción en la cuota a pagar de 400 euros. Es decir, sobre lo que nos saliese a pagar la declaración, podríamos restarle esos 400 euros.

En realidad, esos 400 euros eran para rentas de hasta 8.000 euros, y estos iban bajando hasta cero euros en caso de alcanzar los 12.000 euros al año. Pero suponía que muchos ciudadanos consiguiesen una cuota de IRPF a final del período más reducida. Ahora, directamente desaparece. En algunos casos se verá compensada con las nuevas reducciones que se han añadido con la reforma del IRPF, pero todas ellas se restan al rendimiento sobre el que se calcula la cuota, y nunca, a la cuota final.

Autónomos y profesionales

Además, los autónomos y profesionales que se desgravasen trimestre a trimestre esos 400 euros, con un máximo de 100 por cada trimestre, ya no podrán seguir haciéndolo, con lo que en ese caso, la reforma fiscal sí que influirá en pagar más durante 2015, aunque luego, de ser el caso, se recuperará cuándo se presente la Declaración de la Renta ya en 2016. Desde luego, no son buenas noticias para el colectivo de los autónomos y profesionales con remuneraciones más bajas.

Imagen: Samu