Mercado Laboral »

Problemas para la implementación del salario mínimo alemán

Cristina Torres

Aunque el salario mínimo alemán fue noticia ya hace unos meses, tanto por su implantación como por el hecho de que se trataba de un compromiso histórico al que Merkel llegó con los socialistas germanos con tal de mantener un gobierno de consenso de grandes mayorías. Lo cierto es que medio mundo se quedó perplejo por tal implementación cuando en Alemania jamás había existido antes la remuneración mínima, pero si bien el salario entró en vigor con un coste de 8,50 euros la hora, no todas las empresas parecen haberlo acogido con el mismo entusiasmo. De hecho, estamos viendo como la picaresca no es algo típico español.

Desde el 1 de enero de 2015 el salario mínimo está en vigor, y por lo tanto, las empresas que tenían a trabajadores contratados por debajo de esa cifra, han tenido que asumir subidas en las nóminas. Aunque muchas lo han hecho sin más, y han alzado la voz acerca de lo que ello supondrá de cara al futuro más inmediato, otras han optado por buscarle la vuelta. Y eso es precisamente lo que están denunciando muchos trabajadores y sindicatos. La picaresca trata ahora de evitar que el salario mínimo se quede como opción en efectivo, y compensan la falta de dinero con complementos no salariales como por ejemplo, bonos de spa o entradas al cine.

Aunque las empresas pueden ofrecer a sus empleados beneficios con esos dentro de sus complementos salariales, no parece lógico que para alcanzar el nuevo salario mínimo que marca la ley, se incluyan como retribuciones en especie este tipo de cosas. Y aunque las empresas saben que no es legal, por el momento parece que se están dando en varios puntos del país. Además, hay polémica por el hecho de que el salario mínimo debe aplicarse también en el transporte a aquellos transportistas extranjeros que circulen por Alemania y cuya empresa tenga sede en el país. Eso implica elevar hasta tres veces la misma nómina de los trabajadores de Europa del Este. No parece que el salario mínimo alemán vaya a ser algo tan sencillo de implantar como se creía….

Imagen: Christian Córdova