Ahorro, Aplicaciones »

Azimo es el futuro de las transferencias electrónicas, ¿aún no la conoces?

Pablo Rosillo

El mundo digital progresa a pasos agigantados, muchas veces sin nosotros poder percatarnos de la importancia de los cambios en nuestra vida diaria. Acostumbrados a pagar en metálico o con tarjeta, el surgimiento de empresas como Azimo, nacidas para impulsar las transferencias de dinero fácil y de forma innovadora, nos puede llegar a parecer algo del futuro. Pero nada más lejos de la realidad.

Azimo nació en 2012 con la convicción de que podemos gestionar nuestro dinero, gastarlo o compartirlo con nuestros amigos y familiares de forma segura y fiable, pero a la vez usando tecnologías tan conocidas a día de hoy como una aplicación móvil, un registro con una cuenta de Facebook o similares.

Su principal objetivo es hacernos la vida más fácil, gestionar nuestro dinero y los intercambios del mismo de una forma muy sencilla, rápida y sobre todo eficaz, sin tener que pasar por la gestión de nuestro banco de turno, adaptarnos a sus horarios o a la poca innovación en tecnología de la que muchos hacen gala.

Entre las opciones de destinatarios a los que tendremos acceso se encuentran las siguientes:

Contaremos con un panel de control para comprobar si nuestro pago por tarjeta de débito, transferencia bancaria o por teléfono ha sido realizada correctamente. Además, entre otras de las cualidades que destacan de Azimo, es su caracter internacional con más de 198 países y 73 monedas dosponibles, así como ser una de las empresas con márgenes más bajos de coste de gestión dentro del mercado actual.

Los pagos electrónicos o digitales han dado el salto a nuestros bolsillos. Los smartphone y tablets se han convertido en los mejores aliados del día a día, y parecía algo incomprensible que no pudiéramos hacer uso de ellos de forma cómoda, adaptada a este tamaño de pantalla y, sobre todo, con total seguridad, para hacer pequeñas o grandes gestiones de nuestro dinero, y Azimo es una gran alternativa a día de hoy.