Economía familiar »

Los préstamos rápidos, la mejor alternativa para afrontar el día a día

Pablo Rosillo

A día de hoy, las posibilidades de que en nuestra vida diaria nos encontremos con imprevistos, urgencias que deben ser atendidas en la mayor brevedad posible, pequeños accidentes que tienen que ser subsanados, es algo que ninguno podemos evitar. En estos casos, que llegan realmente cuando uno menos se lo esperaba, es posible que nuestro saldo bancario no esté pasando precisamente por un buen momento esa misma semana, ya que hemos hecho frente a pagos que mensualmente deben ser atendidos.

En todos estos casos siempre hay opciones, desde pedir prestado a familiares y amigos más cercanos, hasta valorar las nuevas alternativas de pago que han surgido en los últimos años. Entre estas encontramos los préstamos rápidos, que se caracterizan por ofrecer financiación de forma rápida y sencilla a todo tipo de usuarios con la necesidad de disponer de una pequeña cantidad de dinero en ese mismo momento, sin posibilidad de posponer el pago.

El [préstamo rápido online se posiciona como una de las opciones más válidas para atender este tipo de acontecimientos que se escapan en cierta medida a nuestro control. Contaremos con cantidades de hasta 750 euros según el portal, con simuladores de plazos e intereses realmente funcionales y muy visuales, en cuestión de 10 segundos podremos ver si realmente nos merece la pena pagar el precio de más a cambio de tener una tranquilidad superior en esos días donde la suerte no está de nuestro lado.

Estos pequeños créditos que son ya ampliamente conocidos desde hace años, cuentan con una característica que les hace realmente únicos, y es su rapidez y versatilidad. Internet, combinado con una liquidez en nuestra cuenta prácticamente inmediata, provoca una sensación de facilidad que nos ahorrará muchos dolores de cabeza. Se acabó aquello de tener que pasar por un banco, esperar colas que a veces son realmente interminables, no sólo por la cantidad de gente sino por el tiempo que lleva cada una de ellas. A golpe de click y pulsar unas teclas tendremos acceso a una cantidad interesante de dinero que podremos emplear para cubrir esos pequeños huecos que se han quedado sin tapar.

Como siempre, desde Capitalibre os recomendamos encarecidamente leer todas las letras pequeñas, valorar bien si el coste adicional que pueda ocasionarse nos merece la pena, pero si finalmente decidimos hacerlo, la cantidad de estrés que evitaremos acabará dándonos la razón en esta decisión. Por otro lado, el limitar estas cantidades que podremos pedir es bastante correcto por parte de estos portales, ya que tanto los intereses como la cantidad de dinero que deberíamos devolver se ve bastante controlada.