Emprendedores, Empresas, Internacional »

Tendencia americana en los ficheros de morosidad: ¡cambios en la calificación del crédito!

Lucía Estrada Csaky

Uno de los principales problemas que nos encontramos a la hora de solicitar un préstamo es la falta de historial crediticio. Actualmente, es casi tan perjudicial tener un mal comportamiento de pago como que no exista ningún tipo de registro sobre nosotros. Pero, ¿os parece esto justo?

Las tres principales agencias de crédito a nivel internacional, Experian, Equifax y TrasnUnion, están desarrollando un nuevo modelo de calificación de crédito -conocido y empleado en España por el término anglosajón, CreditScoring– según el cual existen millones de potenciales beneficiarios en el momento de presentar una solicitud de financiación a una entidad financiera. Hablamos de personas que hasta ahora carecían prácticamente de un historial crediticio. Este nuevo modelo, denominado VantageScore, valora de forma positiva cualquier comportamiento que, usando la razón, una persona normal y corriente consideraría favorable: que no existan malos comportamientos de pago.

La otra parte positiva de este nuevo modelo de calificación del acceso a la financiación, incluye la eliminación de todo indicio negativo que haya existido previamente en el caso de la que la deuda haya sido totalmente liquidada. Así, aunque hayamos tenido dificultades de pago anteriormente, si hemos conseguido encontrar la forma de solucionar la situación y pagar todas nuestras deudas, el modelo de crédito lo consideraría como puntos positivos a nuestro favor. Esto eliminaría la lacra de la mala fortuna sufrida en el pasado por empresarios y profesionales, así como personas físicas que han soportado las consecuencias de la crisis económica mundial.

En cualquier caso, este cambio impulsaría la concesión de crédito únicamente si el prestamista utiliza este nuevo modelo de asignación de puntuación para la obtención de créditos. El modelo empleado actualmente, el que penaliza en caso de que nunca hayamos sido titulares de un préstamo, es el empleado por las principales instituciones financieras, ya sean emisoras de tarjetas de crédito o comercializadores de préstamos hipotecarios. Sin embargo, parece que a nivel internacional, el VantageScore va ganando terreno a este sistema penalizador y pesimista.

La tendencia indica que será el sistema empleado por los registros a la hora de contratar alquileres y para la utilización de servicios públicos de pago, de tal modo que será muy sencillo acumular puntos positivos que mejoren nuestro expediente, consiguiendo además rebajar la tasa de interés que nos pueda ofertar una entidad crediticia. Además, todo apunta a que el resto de sistemas -los pesimistas- acabarán dejándose influenciar por esta tendencia, cosa de la que yo por lo menos, me alegraré profundamente. Porque, al fin y al cabo, si nadie sabe cómo pago, nadie tiene porqué presuponer que voy a ser una mala pagadora, ¿no? ¡Espero vuestras opiniones!